El portavoz del sindicato CIG, Anxo Louzao, señala que la medida «es una imposición» y que «no beneficia en nada ni al alumnado ni al profesorado». Según el representante sindical, que ayer presentó ante el registro de la Xunta un total de 6.425 firmas de docentes contrarios a la medida, la publicación del calendario es una «provocación».