«Allí había demasiado plástico y mucho friki», aseguró.