Causan daños de 36.000 1 en el centro de acústica
Los micrófonos destrozados cuestan 12.000 € cada uno.(Pablo Elías)
Cada semana, la Policía Municipal denuncia a unas 40 personas por actos vandálicos (2.100 en todo el año pasado), pero ha habido tres que se han pasado de la raya. Se trata de dos menores de edad y un tercer aún por identificar que se saltaron al centro de acústica (donde miden el ruido de las motos) y se liaron a patadas con el material que había allí. Causaron unos destrozos por valor de 36.000 euros.

No es la primera vez que atacan el centro. Ya en el mes de enero esos mismos jóvenes, vecinos del barrio residencial de Santa Ana, donde se encuentra el centro, saltaron otra vez y causaron daños por valor de 6.000 euros.

En el último ataque, los gamberros se cebaron con los micrófonos especiales que graban los ruidos de coches y motos, valorados cada uno de ellos en 12.000 euros. Además, causaron daños  en el mobiliario, la verja, el edificio...

No obstante, esta vez los servicios de seguridad del centro estaban esperándoles y les pillaron con las manos en la masa. Una vez identificados, pusieron el caso en manos de la Policía Nacional, cuyo grupo de menores aún tiene abierta la investigación para identificar al tercer gamberro.

Según informaron fuentes de la investigación, como mínimo tendrán que pagar los destrozos que han causado y al tratarse de menores sin recursos propios tendrán que pagarlo sus padres.

Los actos vandálicos cuestan a las arcas municipales cada año unos 600.000 euros. Con la ordenanza antivandalismo, el Ayuntamiento recaudó el año pasado cerca de 800.000 euros. La mayoría de las multas, 1.300, son por orinar en la calle.

Otros casos

Vallas cruzadas: A dos jóvenes que cruzaban vallas de obras en la calle Gabilondo les cayó el año pasado 1.500 € de multa.

Farolas rotas: En enero de 2006, un grupo de seis jóvenes rompió más de 15 farolas en Parquesol. No les pillaron.

Juegos infantiles: Son uno de los blancos preferidos de los vándalos. En octubre de 2005, rompieron un juego de escalada valorado en 30.000 €. No les pillaron.