Los madrileños en lista de espera para cirugía suben un 12% en un año y superan los 72.000

  • La sanidad madrileña tenía 72.053 pacientes en lista de espera para entrar al quirófano este junio, frente a los 64.113 que había en junio de 2013.
  • Las especialidades más saturadas son traumatología, oftalmología y digestivo, según el último balance de la Consejería de Sanidad.
  • Actualmente la demora media para ser intervenido es de 105,6 días (tres meses y medio). Los mayores tiempos se dan en vascular, cardíaca y trauma.
  • Los sanitarios temen que "las patologías empeoren" y la Comunidad alega que muchos están en "espera voluntaria" porque rechazan el hospital que les ofrecen.
Imagen de un quirófano.
Imagen de un quirófano.
GTRES

Los madrileños pendientes de conseguir cita para una operación médica pueden llegar a esperar meses hasta que entran a quirófano. Y año a año, el número de personas pendientes va a más. El sistema sanitario regional registra 72.053 pacientes en lista de espera para una intervención quirúrgica, según el último balance publicado por la Consejería de Sanidad (con datos referentes a junio de 2014). Esta cifra es un 12,4% superior a la alcanzada un año atrás (en junio de 2013), cuando había 64.113 personas pendientes de cirugía.

Los quirófanos más saturados son los especializados en traumatología, es decir, dolencias del aparato locomotor o lesiones en músculos y huesos. Esta especialidad mantiene a 18.881 pacientes a la cola. También tienen una elevada lista de espera los cirujanos de oftalmología (15.114 personas), que tratan enfermedades relacionadas con los ojos; y los especializados en cirugía general y aparato digestivo (con 14.114 pacientes pendientes de intervención). Más lejos se encuentran urología (5.238 personas), relacionada con el aparato reproductor masculino y el urinario; y otorrinolaringología (4.240 pacientes), que interviene dolencias del oído y las vías respiratorias.

Por otro lado, el tiempo medio de espera sigue siendo "más elevado de lo deseable", según colectivos médicos como la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública. Los datos oficiales reflejan que la demora media entre los pacientes que quieren operarse en su hospital de referencia llega ya a los 105,6 días (tres meses y medio). En algunas especialidades estas demoras se disparan más allá de los cuatro meses. La entrada a quirófano en cirugía vascular (dolencias del sistema circulatorio) presenta los mayores tiempos de espera, con un promedio de 169,7 días, lo que equivale a más de cinco meses y medio.

A continuación, se producen grandes retrasos para la cirugía cardíaca (operaciones del corazón), con una espera de 127 días, que se traduce en algo más de cuatro meses. También se tarda un tiempo similar para las intervenciones de traumatología, en las que se llega a una media de 124,9 días. Mientras, se tarda poco menos de cuatro menos en entrar al quirófano en urología, con 116,7 días de media; y en neurocirugía (sistema nervioso), con 113,5 días.

"Pendientes de operación de forma voluntaria"

Esperanza Aguirre prometió durante la campaña electoral de 2003 que todos los madrileños a los que se les prescribiese una intervención quirúrgica pasarían por el quirófano en menos de 30 días. El órdago era grande: "Si en dos años, después de llegar a la presidencia de la Comunidad de Madrid, algún madrileño tiene que esperar más de 30 días, yo dimito".

La después jefa del Ejecutivo no tardó en matizar su propuesta: solo se refería a las operaciones sencillas y el tiempo no empezaría a correr hasta después de la visita al anestesista, lo que retrasaba el proceso. Esta forma de recuento, inédita, supuso que Madrid fuese expulsada del sistema nacional de cálculo de las listas de espera. La segunda parte de su plan, que tampoco reveló al principio, era enviar a los pacientes que no cumpliesen el plazo a clínicas privadas. Los que rechazasen esta posibilidad, serían enviados al final de la lista, por lo que su demora se alargaría durante meses. Así, Aguirre jamás cumplió su compromiso inicial, pero nunca dimitió.

Ahora, la Consejería de Sanidad resta importancia a estos tiempos de demora y los atribuye, precisamente, a "pacientes que voluntariamente han preferido mantenerse en espera para ser intervenidos en el hospital de su elección". De hecho, la Comunidad solo se responsabiliza de la lista de espera que ellos denominan como "espera estructural", la cual "es atribuible a la organización y los recursos disponibles". Para aliviar esta lista de espera, ofrecen a los usuarios un centro alternativo donde operarse. Si el paciente rechaza ese hospital se le elimina de la lista estructural y se considera que está pendiente de operación de forma "voluntaria". En esta espera estructural hay 17.945 pacientes, con una demora media de 10,8 días.

"La lista sufre maquillajes"

Pero los profesionales sanitarios rechazan ese sistema de recuento: "La lista de espera de la Comunidad sufre muchas manipulaciones y maquillajes, pero todo el mundo que ha pasado por un quirófano sabe que mienten. Además, no se puede calificar esa espera como voluntaria, porque lo que suelen ofrecer como alternativa son centros privados o que están alejados de su domicilio", explica Marciano Sánchez Bayle, presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid.

Los sanitarios consideran que los retrasos para someterse a cirugía son "muy preocupantes, ya que hay patologías que pueden empeorar si no son operadas a tiempo y otras que te dejan incapacitado durante el tiempo de espera. Una intervención leve de varices puede esperar un tiempo, pero una fractura de cadera o una dolencia grave del corazón debe ser intervenida con rapidez", según Sánchez Bayle. Además, la intervención quirúrgica es el paso final de "un largo proceso que se puede alargar hasta cuatro años: a la lista de espera quirúrgica hay que añadir la de atención primaria, la de pruebas diagnósticas y la del especialista", añade el representante del colectivo médico.

La progresión de la lista de espera en los últimos años refleja una tendencia al alza. Así, en junio de 2012 había 53.000 pacientes pendientes de intervención quirúrgica, en diciembre de ese año se elevó hasta las 57.722 personas, en junio de 2013 volvió a subir hasta alcanzar los 64.113 pacientes y el pasado diciembre se cerró el año con 72.695 personas en espera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento