Tres jóvenes de 20, 25 y 27 años fueron arrestados el domingo tras una peligrosa persecución con potentes coches circulando en sentido contrario, choques con vehículos policiales y una fuga a pie por el canal.

Todo comenzó a la una de la madrugada, cuando varias llamadas alertaron de que unos encapuchados intentaban forzar una tienda de electrodomésticos del polígono de Argales. Ante el sonido de las sirenas, los tres subieron a dos potentes BMW robados en León y Salamanca.

Huyeron por la calle General Solchaga y en la ronda interior, en dirección contraria hacia San Cristóbal, uno de los vehículos chocó contra un coche patrulla y reventó una rueda, aunque siguió.

Con los coches destrozados, siguieron a pie. A uno  de los ladrones, el menor, le pillaron los agentes a la carrera y los otros dos lograron huir en un primer momento, pero luego les sorprendieron en la estación de trenes totalmente mojados.