Las sedes judiciales de Zaragoza están dispersas, los archivos se encuentran divididos en diferentes emplazamientos y el espacio continúa siendo insuficiente. Cada día, cientos de personas, entre usuarios, fiscales, abogados, procuradores y funcionarios, deambulan por la ciudad de una sede a otra. La falta de espacio ha obligado incluso a contratar los servicios de archivo de una empresa privada situada en La Muela, a 20 kilómetros de Zaragoza.

El desconocimiento de la ubicación de los diferentes órganos judiciales hace que los zaragozanos perdamos cada vez más tiempo en averiguar en cuál de las ocho sedes que funcionan se dirime nuestra causa, o simplemente, debemos realizar una determinada gestión.

Realizar cualquier trámite judicial  puede convertirse en una engorrosa tarea. Algo tan habitual como casarse requiere varios paseos. Las diligencias previas se realizan en el Registro Civil (calle Alfonso), la firma del acta de matrimonio tiene lugar en la plaza del Pilar y para recoger el libro de familia es necesario volver al Registro.

Lo mismo ocurre en el caso de accidente o agresión. La víctima debe prestar declaración en los juzgados de la Plaza del Pilar y tiene que desplazarse luego al Instituto de Medicina Legal, ubicado en el barrio de San Gregorio, para pasar el reconocimiento de las lesiones.

Los juzgados de menores también están divididos en dos sedes, una en la calle Lagasca y otra en Dr. Fleming, con su correspondiente dispersión de archivos. Los fiscales, psicólogos o los propios detenidos se encuentran a menudo en la calle, desplazándose de una sede a otra.

«La multiplicación de sedes no soluciona el problema de espacio», afirma Luis Casero, de CC OO. Añade que ya no hay sitio en Zaragoza para ubicar otras posibles sedes, por lo que no podrán crearse los dos nuevos juzgados que el Ministerio de Justicia había presupuestado para 2007 (uno de lo Penal y otro de Instrucción).

Los funcionarios insisten en que se debe crear una Ciudad de la Justicia que integre todos los órganos, como ya existe en comunidades con la Justicia transferida.

Casos guardados a 20 kilómetros

Los ramales de la administración de Justicia en Zaragoza son kilométricos. En La Muela, la empresa Iron Mountain (Montaña de Acero, en castellano) gestiona el almacenamiento y uso de numerosos expedientes de todo tipo de casos. En general, suelen ser asuntos con cierta antigüedad, pero todo depende de las circunstancias.