En Zaragoza se consume una media de 104 litros de agua por persona y día, y se prevé que en 2010 la cifra se reduzca a 90 litros. La cifra actual es inferior a la media española. Muchas ciudades la superan ampliamente. En Alicante, por ejemplo, se consumen 164 litros persona/día. La nueva campaña de ahorro ha logrado involucrar a 50.000 entidades colectivas y particulares desde el mes de noviembre de 2006.

La iniciativa impulsada por el Ayuntamiento de Zaragoza y la Fundación Ecología y Desarrollo ha logrado ya que el consumo global de la ciudad haya sido en 2006 de 64,1 hectómetros cúbicos de agua, cuando las previsiones apuntaban  a que el descenso del gasto se situara en 65 hectómetros en 2010, según los parámetros marcados por la Agenda 21 europea.

Tanto los responsables municipales como los de la fundación ecologista coincidieron ayer en señalar que el objetivo de rebajar el consumo a 90 litros por persona y día en 2010 es factible, por la implicación de la ciudadanía y de las empresas ubicadas en Zaragoza con la reducción del gasto.

Los responsables municipales apuntaron además, que la próxima puesta en marcha de los nuevos depósitos de Casablanca permitirá ahorrar tres hectómetros cúbicos anuales, porque se evitarán filtraciones que se producen en la actualidad.

El Ayuntamiento confía también en que las medidas fiscales favorecedoras del ahorro de agua, que se incrementarán en el futuro, y una mejora en la gestión pública del consumo contribuirán también a su progresiva reducción.

Cualquier entidad o ciudadano que se quiera sumar a la campaña de ahorro de agua puede hacerlo a través de la página web www.zaragozaconelagua.org.

A la espera del nuevo suministro

La mejora global del sistema de consumo de agua en Zaragoza sigue pendiente de la incorporación al suministro de agua de calidad procedente del embalse de Yesa, iniciativa que arrastra varios años de retraso. Todas las infraestructuras están ya listas, pero la Administración estatal (CHE y Fomento) debe desviar una línea de alta tensión para que pueda entrar en funcionamiento el embalse de La Loteta, que forma parte del nuevo sistema. En la actualidad, Zaragoza bebe agua del Ebro a través del Canal Imperial, que es de baja calidad y tiene muchos residuos.