El controvertido Toro de la Vega en Tordesillas (Valladolid) se ha celebrado finalmente este martes pese a los manifestantes. Al menos cuatro personas han resultado heridas por asta de toro, al parecer una de ellas de carácter grave.

Aproximadamente media hora ha tardado en llegar el animal hasta el lugar donde se le puede acometer en función del reglamento establecido, hasta que ha sido abatido por un lancero.

Unos 40.000 asistentes, según fuentes municipales, han presenciado el torneo, y unos 200 activistas han tratado de impedir el desarrollo de la convocatoria, durante la que se han visto volar algunas piedras y se ha declarado un conato de fuego junto a la ribera del Duero, suceso por el que ha sido detenida una persona.

Activistas en contra

Antes del inicio del festejo, cerca de un centenar de manifestantes, contrarios a la celebración del torneo trataron de impedir la salida del animal. Los manifestantes fueron desalojados por agentes de la Guardia Civil uno a uno y provocaron el inicio del festejo con retraso.

Los guardias civiles retiraron a los activistas uno a unoEl jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid, el teniente coronel Juan Miguel Recio, ha coordinado el dispositivo de seguridad en la localidad y ha anunciado en la zona del trayecto, después de que los agentes retiraran a las personas que protestaban, que el festejo comenzará en pocos minutos.

Con anterioridad a que varias personas se esposaran al puente de Tordesillas por donde transcurre habitualmente el Toro de la Vega, cerca de un centenar de manifestantes había formado una cadena humana.

Agentes de la Guardia Civil, integrantes de la unidad antidisturbios, retiraron uno a uno a los activistas contrarios al torneo. Algunos de los cientos de aficionados que esperaban el inicio del evento, insultaban, mientras tanto, a los manifestantes y jaleaban a los agentes.

Los detractores de este festejo, al parecer en su mayoría jóvenes procedentes de Madrid, Galicia y Cataluña, han lanzado proclamas como "la tortura no es cultura" y "aquí estamos, nosotros no matamos", a lo que partidarios del Toro de la Vega han contestado con gritos contrarios a la manifestación.

Parte de heridos

Por otra parte, un hombre de 42 años, uno de los cuatro heridos que han sido trasladados a centros hospitalarios, se encuentra en estado "grave", pendiente de ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Clínico Universitario de Valladolid. El lesionado, por asta de toro, sufre en concreto traumatismo craneoencefálico y torácico, han explicado fuentes del servicio de sanidad de Castilla y León, Sacyl.

Además del hombre de 42 años, en el torneo han resultado heridas otras tres personas que han sido también trasladadas a centros hospitalarios y que según han informado en principio fuentes de Cruz Roja y municipales, con los primeros datos disponibles, también sufrieron lesiones por asta de toro.

Una vez examinados, fuentes sanitarias han explicado que dos de los cuatro heridos no han sufrido lesiones por asta y se encuentran en estado leve, con contusiones, en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid. El cuatro herido en el Torneo que ha sido conducido a un hospital, de 35 años, permanece en el Hospital Pío del Río Hortega de la capital vallisoletana, en observación, sin que por el momento haya trascendido el tipo de dolencia que padece.

Muerte de 'Elegido'

Finalmente, al mediodía, el astado de nombre 'Elegido' fue abatido en la vega de Valdegalindo. Finalmente, los 600 kilos del morlaco, de la ganadería burgalesa de Antonio Bañuelos, han quedado tendidos inertes dentro de los confines de la vega, como manda el reglamento, tras ser abatido por el lancero a pie Álvaro Martín 'Portu', vecino de Serrada.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.