Se levantarían 50 chalés y un hotel de lujo. Pero el Ejecutivo vasco tiene la oposición de los ecologistas.

Ya en 2005 el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco dio la razón a Ekologistak Martxan y desechó la posibilidad de una recalificación urbanística en el Urdaibai. Pero el Gobierno vasco no se rinde y ha recurrido ahora al Tribunal Supremo. Los ecologistas creen que la Consejería de Medio Ambiente está actuando de forma incoherente y, además, generando gastos a las arcas públicas. Si, en esta ocasión, la justicia da la razón al Gobierno vasco, todas las modificaciones realizadas por el lehendakari Ardanza en su chalé particular serían legales.