La grabación de las cámaras ocultas que ha provocado la imputación de cuatro mossos por presunto delito contra la integridad moral de un detenido en la comisaría de Les Corts especifica que uno de los agentes da una patada estilo kung-fu en el estómago, mientras otros tres le inflingen puñetazos y patadas por el cuerpo, según fuentes próximas a la investigación.

Los hechos registrados por cámaras ocultas en la comisaría de Les Corts implican a un cabo, un agente y dos mossos más en prácticas, ahora apartados del servicio. El denunciante y presunta víctima, Rubén P. M., es protagonista del vídeo más cruento, donde le habrían golpeado incluso cuando había caído al suelo.

Los agentes imputados, a su vez, le han denunciado por un delito de atentado a la autoridad. La juez llama hoy a declarar a los cuatro mossos, una vez recibido el informe de las cámaras ocultas, tras lo que ha abierto diligencias previas.

A su vez, los agentes acusan a Rubén P. M. de resistirse violentamente cuando intentaron esposarlo.

Ratificación de denuncia

Hoy está previsto que la supuesta víctima de maltratos declare para ratificar la denuncia que hizo en su momento contra los mossos.

Los agentes, que el Departament de Interior ha llevado ante la Fiscalía, fueron filmados por las cámaras ocultas instaladas por la división de Asuntos Internos en la comisaría de Les Corts a primeros de año, ante el incremento de denuncias y sospechas de maltratos en el recinto policial

Bofetada a una arrestada

Otro presunto caso de maltratos está siendo investigado por el titular del Juzgado 29 de Barcelona, sobre una detenida también en la comisaría de Les Corts. Según fuentes de la investigación, las cámaras secretas muestran cómo una agente pega un fuerte bofetón a una detenida, Elena P. V., mientras tenía las manos esposadas a la espalda. La agente, igual que el resto de sus compañeros imputados, ha sido retirada del servicio y su actuación derivada a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia.