Quizá por eso, el candidato del Partido Popular, José Antonio Nieto, ha sacado de nuevo a la palestra, en un buen reciclaje, la promesa de telebache.

La idea, desde luego, es buena. Se trata de una línea telefónica 900 gratuita donde los ciudadanos puedan demandar reparaciones de bajo impacto en las vías públicas para resolverlas en menos de 72 horas.

Nieto concretó que los ciudadanos podrán denunciar, entre otras cuestiones, la existencia de losas sueltas, alcantarillas atascadas o baches que puedan provocar daños o accidentes a los vecinos y que «tienen una solución rápida y de bajo coste». Vamos, lo que se supone que tendría que funcionar hace más de un año.