Rebelión contra una antena
Vecinos de Móstoles, concentrados para impedir la instalación de la antena. (Jorge París)
Todos a una, como en Fuenteovejuna, más de un centenar de vecinos de la calle Españoleto de Móstoles se concentraron ayer ante un bloque de viviendas para impedir la sustitución de la antena de telefonía móvil que hay sobre su edificio por una de mayor potencia.

«Sólo es un logro momentáneo, porque seguirán adelante», aseguró Ángel García Ferrer, vicepresidente de la mancomunidad de vecinos de la zona a 20 minutos. Los residentes, sin embargo, tampoco están dispuestos a abandonar su lucha: le han escrito una carta al alcalde, Esteban Parro (PP), y no descartan recurrir a los tribunales si hace falta.

Los vecinos rechazan la antena porque culpan a estos dispositivos de las decenas de casos de cáncer que hay en la zona. Pero, según la Asociación de Operadores de Telefonía Móvil, sus temores son infundados: «Según datos de la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Sanidad, no hay relación entre las antenas y los casos de cáncer».