«Lo que hay que arreglar es la habilidad del conductor y llegar a la parada a la velocidad adecuada, no a 60 km/h». Así respondió ayer el concejal de Urbanismo, Juan Ramón Casero, al preguntarle sobre si su Gerencia, responsable de las obras del recién estrenado carril-bus del Parque, tiene previsto arreglarlo después de los ocho accidentes ocurridos la semana pasada entre autobuses, pues el firme de hormigón es resbaladizo con la lluvia.

El edil aseguró incluso que desconocía la orden que había dado la EMT a sus conductores de que no circularan por allí si llueve para evitar peligro. Sólo entrarán en las paradas, como publicó la semana pasada 20 minutos. «Es la primera noticia que tengo», contestó Casero, a la vez que insistió en que todos los carriles-bus, refiriéndose al del Parque y al de la avenida de Andalucía (de los que Urbanismo ha sido responsable) se han hecho con las especificaciones de Tráfico y la EMT: de hormigón mezclado con cuarzo y no de asfalto para evitar hundimientos. Sin embargo, también el de la avenida de Andalucía se ganó las críticas de los conductores, que evitaban usarlo por los resaltos que aún quedan en el suelo. Casero tampoco admitió este hecho, aunque reconoció que la variación sobre el suelo es de entre uno y dos milímetros y recalcó que se nota más si los chóferes circulan a mayor velocidad de la permitida.

Por su parte, el presidente del comité de empresa de la EMT, Francisco Palomo, calificó de «vergonzosas» estas declaraciones. « Yo le invito a que coja su coche a 30 km/h y se meta por allí con lluvia y frene. Lo hemos hecho con un Ibiza y un Xsara Picasso y apenas tocan freno», añade Palomo. Y advierte: «Garantizo que cuando caiga una gota de agua ningún autobús irá por allí, ni siquiera entrará en las paradas. Ya ha habido ocho porrazos: quien diga que somos responsables no conoce a los trabajadores de la EMT», sentencia.

Remedios en otras urbes españolas

Mientras el edil responsable de las obras del carril del Parque admitió que desconocía la situación, técnicos de la EMT viajan hoy a Madrid y Barcelona para ver el tratamiento que se le da allí al hormigón de sus carriles-bus, según explican Palomo y la propia dirección de la EMT. «El concejal de Tráfico nos ha dicho que si Urbanismo no lo arregla, lo hará la empresa, que sabe el peligro que tiene», recalca el representante sindical. No obstante, la EMT tiene una empresa que lo soluciona aplicándole una capa antideslizante.