La oposición de izquierda ganó este domingo las elecciones suecas con el 43,6% frente al 39,3% de la Alianza de centroderecha del primer ministro, el conservador Fredrik Reinfeldt, escrutados los votos del 89% de los distritos electorales.

El Partido Socialdemócrata fue el ganador de los comicios, con el 31,1%, por delante del Partido Moderado (conservador), con el 23,1, y del ultraderechista Demócratas de Suecia (SD), que duplica sus votos hasta el 13% y se convierte en tercera fuerza.

Al igual que los conservadores, que perdieron una cuarta parte de su apoyo, los otros tres componentes de la Alianza lograron peores resultados que hace cuatro años. El Partido Centrista obtuvo el 6,2%, mientras que los liberales cayeron al 5,4 y los cristianodemócratas, al 4,6%.

El Partido del Medio Ambiente bajó al cuarto puesto con el 6,8% y el Partido de la Izquierda obtuvo el 5,7%, un resultado similar al de 2010.

La formación de izquierda Iniciativa Feminista, a la que los primeros sondeos colocaban por primera vez en el Parlamento, se queda fuera de forma provisional con el 3,1%.

El triunfo deja al líder socialdemócrata Stefan Löfven muy cerca de recuperar el poder para su partido, tradicional dominador de la política sueca, después de 8 años, aunque en condiciones precarias: su resultado está lejos del objetivo del 35% y es sólo unas décimas mejor que el de 2010, el peor en un siglo.

Reinfeldt ha prometido durante la campaña que presentaría su dimisión en caso de que la oposición fuese la minoría más votada para minimizar la influencia de SD, al que el resto de partidos boicotea.

Pero la subida de la ultraderecha refuerza su papel de árbitro y permite prever una legislatura complicada para un hipotético gobierno de izquierda.

Dimite el primer ministro

El primer ministro sueco, el conservador Fredrik Reinfeldt, presentará este lunes la dimisión de su gobierno tras perder la Alianza de centroderecha que lidera las elecciones frente a la oposición de izquierda.

La campaña electoral ha acabado, el pueblo sueco ha decidido"La campaña electoral ha acabado, el pueblo sueco ha decidido. Por eso entregaré mañana (el lunes) la solicitud de dimisión", declaró hoy en la sede del Partido Conservador, cuya presidencia abandonará además la próxima primavera.

Reinfeldt, de 49 años, unificó por primera vez al centroderecha y lo llevó al poder en 2006, convirtiéndose cuatro años más tarde en el primer líder conservador en revalidar el triunfo en unas elecciones.

El anuncio de Reinfeldt se ajusta a lo que había prometido durante la campaña: que dejaría gobernar a la izquierda si era la minoría más votada para minimizar la influencia del ultraderechista Demócratas de Suecia, que duplicó sus votos y ascendió a la tercera plaza con el 13 por ciento, según el recuento provisional.