Encuestas igualadas: el voto femenino puede ser determinante para la independencia de Escocia

  • Las mujeres son el grupo social al que los independentistas están encontrando más difícil de convencer, porque tienen una visión más pragmática.
  • La gran apuesta ha sido la promesa de mayores ayudas para el cuidado infantil tras la independencia, destinadas a aumentar la presencia laboral femenina.
  • Un experto asegura que el argumento económico es la clave para acabar con las diferencias en la intención de voto entre hombres y mujeres.
  • Cuatro encuestas predicen una victoria ajustada del 'no' en el referéndum, mientras que otro sondeo apunta a una victoria del 'sí'.
La banderas de Reino Unido y Escocia, juntas.
La banderas de Reino Unido y Escocia, juntas.
EFE

Con máxima igualdad en los últimos sondeos a menos de una semana del referéndum de independencia de Escocia, una de las grandes incógnitas llamadas a decidir la consulta es el voto de las mujeres.

Desde el inicio de la campaña, los hombres han sido siempre más partidarios de la independencia y, aunque el apoyo a la secesión ha aumentado entre las mujeres en las últimas fechas, la conocida como brecha de género sigue vigente.

Las mujeres, junto a pensionistas y estudiantes, son el grupo social al que los independentistas escoceses están encontrando más difícil de convencer durante toda la campaña.

A comienzos de agosto un sondeo de Panelbase llegó a situar la intención del voto de las mujeres solo un punto por debajo de la de los hombres, pero los últimos sondeos han vuelto a señalar una diferencia clara.

En la última encuesta que reflejaba el voto femenino, publicada por el diario The Guardian el pasado viernes, un 45% de las mujeres apoyaban la independencia frente a un 52% de los hombres.

"No hay ninguna prueba de que la brecha de género se esté reduciendo", aseguró el profesor John Curtice, experto en sondeos que atribuye el resultado de esa encuesta de Panelbase a "una fluctuación aleatoria a la que las encuestas están sujetas, más que a una prueba de una erosión real en la brecha de género".

Brecha de género

Una de las posibles razones que se argumentan para explicar el menor entusiasmo femenino hacia la secesión es la visión más pragmática y menos romántica de las escocesas hacia la independencia.

Otra es simplemente que los independentistas no han sido capaces de convencer a las mujeres de que la independencia traería mejoras en lo económico.

"Es probablemente una combinación de las dos cosas. Las mujeres tienden a pensar menos que la independencia puede ser beneficiosa económicamente", afirma Curtice.

"Pero no es una cuestión de identidad. Las mujeres en Escocia no son más reacias a definirse como únicamente escocesas que los hombres. Tiene que ver con una percepción del coste que tendría una decisión como esta y con el hecho de que, en general, no ven que la independencia sea económicamente una buena idea", añade.

Women for Independence es una plataforma compuesta por mujeres que están haciendo campaña a favor de la secesión.

Carolyn Leckie, activista de esta organización no coincide con la visión del profesor Curtice y considera que "la brecha de género sí se está reduciendo".

Leckie aseguró que "las mujeres han necesitado más tiempo hasta que han entrado en el debate".

Campaña basada en la conciliación

La gran apuesta por dar un giro al apoyo de las escocesas a la secesión ha sido la promesa de mayores ayudas para el cuidado infantil tras la independencia, destinadas a aumentar la presencia femenina en el mundo laboral.

La propuesta quedó plasmada en el llamado Papel Blanco, un extenso documento que explica el proyecto independentista del Partido Nacionalista Escocés (SNP) de Alex Salmond, publicano en noviembre del año pasado y que incluye una inversión de 114 millones de libras (143 millones de euros) para guarderías públicas.

"La decisión de la campaña por el sí de prometer más fondos para el cuidado infantil con el fin de atraer a las mujeres está totalmente equivocada", opina el profesor Curtice, para quien "no se necesita una agenda específica para las mujeres".

Leckie coincide en este punto con el académico: "Las mujeres están preocupadas por los mismos temas que los hombres, pero quieren ver a otras mujeres como ellas hablando sobre los temas que les preocupan", señala.

Por su parte, Curtice ve en el argumento económico la clave para acabar con las diferencias en la intención de voto entre hombres y mujeres.

"El problema se resolvería para los independentistas si fueran capaces de persuadir a la gente de que la independencia es algo bueno para el éxito económico. La brecha de género desaparecerá si consiguen eso", apunta.

Encuestas igualadas

Diversas encuestas publicadas este domingo predicen una victoria ajustada del 'no' en el referéndum sobre la independencia de Escocia del próximo jueves, mientras que una de ellas apunta a una victoria del 'sí'.

En el último domingo antes del plebiscito, el diario The Sunday Times divulga un sondeo elaborado por la firma Panelbase que da una mínima ventaja a los partidarios de la permanencia de Escocia en el Reino Unido (50,6%) sobre los independentistas (49,4%).

La ventaja del 'no' es más amplia en la encuesta de Opinium para The Observer, la versión dominical del diario The Guardian, que otorga un 47% de voto decidido al 'sí' a la independencia, frente a un 53% de papeletas contrarias a la escisión.

La encuesta de Opinium muestra un resultado similar a la divulgada este sábado por Survation, que pronostica una ventaja de ocho puntos del 'no' (54% frente al 46%).

El estudio encargado por el Sunday Telegraph a ICM da en cambio esa misma ventaja para el 'sí', que ganaría por un 54% contra un 46%, según una encuesta realizada sobre una muestra de 705 personas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento