Acebes se defendió de las críticas explicando que el PP de Melilla encargó a una imprenta copias de formularios oficiales del voto por correo y subrayó que esto es una práctica «habitual», ya que se trata de una reproducción de un documento oficial «que se puede bajar de Internet» y no de una falsificación.