El documento de los servicios franceses, de enero de 2001, formula la hipótesis de que el secuestro sería de un avión que despegara de Alemania con destino a EE UU y apunta varias compañías susceptibles de ser el objetivo, entre las que figuran American Airlines y United Airlines, que se vieron afectadas por las acciones del 11-S.