El motivo que adujo es que creía que mantenía una relación sentimental con su novia, de nacionalidad rumana. El ahora arrestado y acusado de tentativa de homicidio escondió la escopeta debajo de la cama. También ocultó dos cartuchos detonados, uno en la escalera y otro dentro del arma.