700 vecinos se juegan la vida a diario al salir de su casa en la avda. de Jerez
Una vecina cruza con el carro la carretera para poder ir al comercio que tiene enfrente (Aníbal González).
La calle se ha convertido en una travesía por la que circulan al día más de 30.000 vehículos y tienen que jugarse la vida caminando por el asfalto para llegar al paso de peatones porque no tienen acera. Son los residentes de los números del 17 al 27 de la avenida de Jerez.

Se sienten abandonados y aislados. La mayoría de ellos son personas mayores y deben andar medio kilómetro, hasta el semáforo, para cruzar al otro lado. Llevan solicitando un paso de peatones, a la altura de la calle Ntra. Sra del Pilar, desde 2005. El Ayuntamiento no les escucha y muchos de ellos ya deciden cruzar por medio de la vía.

Piden, además, el asfaltado de su calle –llena de agujeros–, que tapien el patio de una gasolinera abandonada –donde se cuelan indigentes, drogadictos...–, que alarguen una línea de autobús o habiliten una parada y que limpien el solar que les rodea, donde la vegetación crece sin control. La Oficina del Defensor del Sevillano ha remitido todas las quejas al distrito para que les dé solución.