Concierto de Extremoduro en Madrid
El guitarrista y cantante de Extremoduro, Robe Iniesta (i), e Iñaki Antón durante el concierto del grupo extremeño en Madrid con motivo de su último álbum 'Contra todos los públicos'. Alberto Martín / EFE

La banda de rock Extremoduro ha propuesto a los asistentes a sus conciertos una original idea para que todos disfruten de su música en función de sus ganas de bailar. El comunicado, publicado en la web oficial del grupo bajo el título 'Roqueros, el que no esté colocado, que se coloque', va dirigido a los próximos conciertos de su gira en la que presentan su último álbum, Para todos los públicos.

"Hemos observado en los conciertos que ya llevamos realizados en esta gira que, aunque a todos los que venís a vernos os une el buen rollo y las ganas de disfrutar, sois gente de muy diversos tipos, edades y costumbres", comienzan diciendo.

Aunque a todos los que venís a vernos os une el buen rollo y las ganas de disfrutar, sois gente de muy diversos tipos, edades y costumbres "En las filas delanteras venimos viendo a gente que quiere estar observando todo lo que ocurre, pegados a la valla, en una actitud más bien estática, disfrutando con los ojos y los oídos, y gente a la que le apetece vivirlo bailando y moviéndose, y pensamos que ambos grupos tienen todo el derecho a disfrutar su día de concierto a su manera", prosiguen.

Por este motivo, han propuesto que los que quieran estar delante "pero más tranquilos", se ubiquen en la zona izquierda mirando hacia el escenario, mientras que los que quieran "ejercer el derecho al bailoteo" se coloquen en la parte derecha. "Queremos con esto que los que bailan no molesten a los que miran, ni los que miran a los que bailan", explican.

Este es el plan ideado por el grupo para sus póximos conciertos: "Al entrar en el recinto, veréis una indicación a cada lado del escenario y sólo tenéis que acercaros al ambiente que más os apetezca. La gente de seguridad que se encuentra en la valla os ayudará en caso de dudas. Esperamos vuestra colaboración y, sobre todo, esperamos que esta forma de organizarnos en las primeras filas nos sirva a todos para disfrutar a tope del concierto, a nuestra manera, y sin la sensación de ser molestados ni de molestar".

Por otro lado, el grupo matiza en la nota que no se trata de una prohibición: "Si alguien quiere ponerse delante de Iñaki —a la derecha— y estar quieto, puede hacerlo, pero que no se queje si a su alrededor están todos brincando. Estamos hablando de bailar y de desmadrarse, no de embestir, ni de agredir, ni de dar por el culo a los demás".

Lleno en Las Ventas

Veladas como la de este viernes en Las Ventas, la primera de dos noches históricas en Madrid con las entradas agotadas desde hace meses, constatan el buen estado de salud de Extremoduro, sobre todo en cuanto a poder de convocatoria, y les confirman casi sin lugar a dudas como la banda española más importante del momento.

Con la excusa de presentar su último álbum, Para todos los públicos, unas 17.000 personas —según cifras de la promotora— se han reunido para disfrutar de una gira que ya pasó por Madrid en el mes de junio (para ser más exactos, por Rivas Vaciamadrid, tras la cancelación en Leganés por deficiencias en el recinto).