Arte hecho por presos
Una de las menores que trabaja en Asombra, mostrando ayer el reloj que ha fabricado. (Efe).
El número 24 de la calle León de Madrid alberga desde ayer una tienda muy especial. De nombre Asombra, este comercio vende productos artesanales elaborados por internos de centros penitenciarios de toda España y jóvenes de centros de menores y reformatorios de la Comunidad de Madrid. El objetivo, conseguir su reinserción laboral.

En la tienda se vende una amplia gama de productos: juguetes, bisutería, encuadernación, pintura en tela, jarrones, lámparas, cuadros, marcos de fotos, cunas... Todos los artículos son originales y están elaborados en los talleres de los centros de menores y en los centros penitenciarios. Asombra ofrece a los jóvenes un contrato fijo y alta en la Seguridad Social.

El proyecto es fruto de la colaboración de la Agencia del Menor de la Comunidad de Madrid, Instituciones Penitenciarias y la Fundación GINSO. Su horario, de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas entre semana, ampliándose hasta las 20.30 horas los sábados.