El 28% de ellas afirma que, tras la maternidad, se vieron obligadas a reducir su actividad; un 21% cree que limitó sus opciones de ascenso y otro 28% tuvo que interrumpir su trabajo al menos un año.