los emprendedores crecen
Cada año hay más gente en España con ganas de poner en marcha su propio negocio.
La actividad empresarial aumenta cada año en España. Por comunidades, Madrid, Aragón y Cataluña son las regiones donde más iniciativas emprendedoras se registraron durante 2006.

El perfil de la persona que abre una empresa es el de un varón de 37 años, con una renta mensual de 2.000 euros y generalmente con estudios universitarios, según el Informe GEM, elaborado por el Instituto de Empresa. Poner en marcha una empresa en España cuesta, de media, unos 66.000 euros y casi el 71% de esa cantidad debe aportarla el propio emprendedor.

Por el momento, las mujeres ocupan sólo el 39,1% de la actividad emprendedora, frente al 60,9% de los hombres. Pese a ello, España está en el primer puesto en iniciativa femenina en Europa.

Poca innovación

Uno de los puntos negros en este alentador panorama es la escasa innovación de los emprendedores españoles a la hora de escoger el tipo de empresa que ponen en marcha. Casi la mitad de las empresas de nueva creación se ocupan de productos o servicios que ya estaban en el mercado.

Por otra parte, la iniciativa de los inmigrantes ha pasado de un 0,2% en 2005 al 0,5% de 2006, según el informe. Proporcionalmente, son más emprendedores que los españoles.

La mayoría de ellos vienen de Argentina, Colombia, Venezuela y Ecuador, y dicen hacerlo por necesidad.