Operación Aeneas de la Guardia Civil
Un avión de la Guardia Civil localiza a una embarcación de inmigrantes en el mar Egeo dentro de la Operación Aeneas. GUARDIA CIVIL

En todo 2013 unos 43.000 inmigrantes indocumentados llegaron a las costas italianas. Entre enero y julio de 2014 habían llegado otros 39.500. La cifra creció a 73.600 en agosto. A día de hoy ya son 116.000, procedentes sobre todo de Libia, Egipto, Túnez y Siria. La cifra es alarmante y puede desbordar todas las previsiones. Y el dinero para controlar esta inmigración irregular se está acabando. Europa ya solo tiene fondos hasta octubre para sufragar las misiones que la Agencia Europea de Fronteras (Frontex) ha puesto en marcha para auxiliar a Italia. En breve comenzará la 'operación Tritón', que pretende ser una reorganización de las dos misiones que Frontex ya tiene sobre el terreno para proteger las fronteras del sur de Italia: 'Hermes' y 'Aeneas'. La primera vigila la zona de Lampedusa y Malta, y la segunda, con base en Brindisi, vigila el mar Jónico y el sur del Adriático.

Solo en 2014 han llegado a las costas italianas más inmigrantes que los sumados en los tres años más difíciles para España: 2005, 2006 y 2007 El problema es que 'Tritón' nace sin suficientes fondos para tener una cierta continuidad en el tiempo, señalan a 20minutos fuentes del Frontex. La Comisión Europa (CE) ha insistido en reiteradas ocasiones que Frontex es una agencia pequeña, con un presupuesto pequeño, que no tiene guardias costeros, no tiene barcos, no tiene aviones, así que cualquier solución para suministrar ayuda a cualquier país miembro, en este caso Italia, debe implicar a todos los Estados miembros. De momento, nueve países van a apoyar a Italia en esta nueva operación, explican las mismas fuentes. Italia es hoy, sin duda, el foco de la UE más conflictivo en lo que se refiere a inmigración ilegal. La famosa 'crisis de los cayucos' de Canarias llevó en el año 2006 al archipiélago más de 39.000 subsaharianos, por encima del año 2005 (11.700) y 2007 (18.000). Estas cifras revelan la magnitud de la tragedia que vive Italia: solo en 2014 han llegado a sus costas más inmigrantes que los sumados en los tres años más difíciles para España, 2005, 2006 y 2007. En 2013, llegaron a las costas españolas 3.237 inmigrantes, el número más bajo desde 2001, aunque este verano se ha vivido un fuerte repunte..

El más comprometido va a ser España, que desplegará una embarcación de la Guardia Civil y un avión CN295, en total unos 25 agentes. Islandia quiere aportar un barco, pero su participación está a la espera de que disminuya el peligro que ha supuesto para este país la erupción del volcán Bardarbung. Situado justo en el centro del país, este volcán es la segunda cumbre más alta de Islandia. Letonia pone un barco. Y Portugal, Francia, Alemania, Austria, Hungría y Polonia, un agente cada uno. Está previsto que los agentes españoles lleguen el 1 de octubre y estén todo el mes. "De momento no hay fondos para más. Se está negociando nuevas partidas presupuestarias para los meses de noviembre y diciembre".

Italia costea 300.000 euros diarios

Italia, por su parte, tiene su propia operación, 'Mare Nostrum', que comenzó en octubre de 2013 después de que 366 inmigrantes fallecieran tras el naufragio de su embarcación a pocas millas de la isla de Lampedusa, una noticia que dio la vuelta al mundo y removió conciencias. Italia repite siempre que puede que esta operación, a cargo de su Marina, cuesta a sus arcas 300.000 euros diarios, y que necesita más ayuda para financiar las tareas de vigilancia del Mediterráneo y la acogida de los indocumentados. Italia, que ha asumido desde el 1 de julio la presidencia de turno de la UE, quiere reforzar Frontex y cambiar su sede a Italia, ya que actualmente está en Varsovia (Polonia). Los presupuestos de la CE revelan que Italia ha recibido desde la tragedia de Lampedusa unos 500 millones de euros para ayudar al país transalpino en la lucha contra la inmigración ilegal.

Todo se traduce a una guerra de fondos, de dinero. El presupuesto de Frontex es limitado, y ha tenido que ampliar su partida para la nueva operación 'Tritón', una partida que tiene límite en el tiempo. Todo dependerá de la contribución de otros países. España ya participaba desde finales de junio en la operación 'Aeneas'. 'Tritón', financiada por Frontex, tendrá funciones distintas a 'Mare Nostrum', financiada por Italia. "Lo que está haciendo realmente la Marina italiana es una operación de rescate muy cerca de las costas libias, de donde salen la gran mayoría de los inmigrantes que quieren llegar a Italia", explican desde Frontex. De hecho, el 66% de los indocumentados asistidos por Italia fueron rescatados en el mar. 'Tritón', por contra, se encargará de vigilar por mar y aire la frontera sur italiana y ayudar en la identificación de los interceptados.

Frontex advierte de que tras Italia otra amenaza migratoria se cierne sobre Europa. Las islas e islotes de Grecia (tiene 1.400) más cercanos a Turquía se están convirtiendo ahora en una frontera muy permeable donde se ha abierto una nueva puerta de entrada a la UE. En lo que va de año 20.000 inmigrantes han llegado por esta zona, la mayoría huyendo del conflicto bélico que asola Siria.