Brillar como una estrella

  • La piel grasa se caracteriza por antiestéticos brillos, sobre todo en la frente, la nariz y la barbilla.
  • Te damos algunos consejos para controlar el exceso de sebo y lucir una piel con aspecto inmejorable.
Los brillos indican que la piel acumula sebo en exceso.
Los brillos indican que la piel acumula sebo en exceso.
ARCHIVO
Tener un cutis grasiento desencadena poros abiertos, secreciones sebáceas, espinillas, granos, acné, etc. Si no quieres lucir brillos y sí brillar como una estrella, debes evitar los antiestéticos efectos de la piel grasa. Los brillos son una manifestación de la piel que acumula sebo en exceso.

Normalmente se concentra en la nariz, la frente, la barbilla y las mejillas. Además de resultar antiestético, tiene consecuencias negativas para la salud: produce cabellos con seborrea o pieles acnéicas.

Causas

Genética:Mirar el rostro de los progenitores da una pista de la herencia del ADN.

Hormonas:Hay factores hormonales que hacen que unas pieles produzcan más grasa que otras.

Obesidad:El exceso de grasa en el cuerpo a veces se manifiesta saliendo al exterior.

Edad:Hay mayor incidencia de pieles grasas en la adolescencia y menor a medida que pasan los años.

Alimentación:Una dieta pobre en vegetales variados y rica en alimentos de origen animal, como carnes grasas, mariscos, etc., puede propiciar el exceso de grasa.

Estrés: Es responsable de que las glándulas sebáceas trabajen más de lo ideal causando brillos indeseados.

Cuídate

Limpieza:Es fundamental limpiar el exceso de grasa y de células muertas y renovarlas, ya que la producción excesiva de grasa impide la descamación natural de las células muertas e incrementa las imperfecciones.

Productos:Existen mucha soluciones para la piel grasa que ayudan a mantenerla limpia y equilibrada. Los papeles de arroz, por ejemplo, se pasan sobre el rostro impregnándose de grasa y dejando el maquillaje intacto.

Evita los granos:No conviene utilizar cosméticos demasiado agresivos, que tratan a la piel como si fuese de plástico. La piel grasa es más resistente que el resto de pieles, pero un producto demasiado astringente puede crear efecto rebote, ya que las glándulas sebáceas reciben el mensaje equivocado y llenan el rostro de granitos.

Cremas y mascarillas:Una mascarilla una o dos veces por semana es una buena solución contra la grasa. Para este tipo de piel, el barro o la arcilla verde son muy recomendables. Por las noches también hay que usar cremas que regulen el problema.

Exfoliación:A la hora de renovar tu piel puedes echar mano de los exfoliantes, que eliminan las células muertas y activan la creación de otras nuevas. Lo ideal sería exfoliar la piel del rostro una o dos veces por semana antes de la limpieza habitual.

Maquillaje:Debe ser ligero y libre de grasa para que no obstruya los poros y deje respirar a la piel. Existen lápices y geles que se aplican directamente sobre el grano como recurso de última hora para lucir un cutis perfecto.


Mostrar comentarios

Códigos Descuento