Un asteroide, un meteorito y un bólido: tres casos vistos en un día cuya conexión se desconoce

  • Este pasado domingo el asteroide bautizado como 2014 RC 'rozó' la Tierra, al tiempo que se avistó un bólido en España y cayó un meteorito en Nicaragua.
  • Todavía es muy pronto para determinar una conexión entre los tres casos, si bien el meteorito de Nicaragua seguía la trayectoria del asteroide.
  • En el caso del bólido español, se ha recuperado una sola grabación, insuficiente para saber la trayectoria y así establecer que pueda ser un resto del 2014 RC.
Los tres fenómenos han ocurrido este 7 de septiembre: la caída de un meteorito en Nicaragua, el paso de un asteroide próximo a la Tierra y el avistamiento de un bólido desde la Península.
Los tres fenómenos han ocurrido este 7 de septiembre: la caída de un meteorito en Nicaragua, el paso de un asteroide próximo a la Tierra y el avistamiento de un bólido desde la Península.
EFE / EP / @meteoblanes

Tres sucesos llegados del espacio han tenido lugar este domingo, y por ahora carecen de un vínculo aparente entre sí: la aproximación del asteroide 2014 RC a la Tierra, la caída de un meteorito en Nicaragua y el avistamiento de un bólido sobre la Península.

"Hasta ahora solo hemos recuperado una grabación del bólido", explica a 20minutos Manuel Moreno, investigador del ICE-CSIC (Instituto de Ciencias del Espacio). "Con dos grabaciones se podría determinar su trayectoria y sus parámetros orbitales, compararla con la del asteroide y decir qué probabilidades hay de que sea un resto del mismo", añade.

Algo similar ocurre con el meteorito caído este domingo en Managua, Nicaragua. En este caso no ha habido informes de avistamiento, sino un cráter de unos 12 metros de diámetro y 5,5 metros de profundidad, con una inclinación o dirección de entrada de 50 grados en dirección oeste noroeste, según detalló el geólogo William Martínez. "En las paredes se podían ver señales de espejo, que es cuando pasa el meteorito friccionando las paredes del cráter que va haciendo", resaltó Martínez.

El astrónomo del Observatorio Astronómico de la Unidad Nacional Autónomo de Nicaragua (UNAN-Managua), Humberto Saballos, cree que "puede ser que un pedazo de ese asteroide nos haya caído, proviene de la misma zona de donde pasaría el asteroide", aunque de momento todavía no existe ninguna confirmación oficial.

Un fenómeno habitual

Pese a que esta clase de fenómenos han adquirido una repercusión mundial recientemente, los expertos señalan que el avistamiento de bólidos es algo habitual en todas las épocas del año, especialmente cuando hay mayor presencia de estrellas fugaces, cometas o asteroides próximos a la Tierra.

La Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos se encarga de recoger en un listado aquellos casos más luminosos y representativos de estas partículas sobre la Península. Aunque en las 25 estaciones operativas de esta Red se detectan cada año unos 500 bólidos, en lo que va de 2014 ha habido 50 casos representativos de bólidos que han sido registrados en territorio español.

El tamaño de la roca que entra en contacto con la atmósfera tampoco es lo único a tener en cuenta para poder ver su resplandor en el cielo. "Hay partículas pequeñas que se pueden ver, como las estrellas fugaces", comenta el investigador Manuel Moreno, aunque su brillo también depende de muchos otros factores, como la composición del asteroide.

Así 'rozó' el asteroide la Tierra

Este asteroide bautizado como 2014 RC fue descubierto inicialmente en la noche del 31 de agosto por el programa Catalina Sky Survey (CSS), operado por el Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona, que utiliza datos de tres telescopios para buscar cometas, asteroides y objetos próximos a la Tierra.

Según los cálculos de la NASA, el momento de mayor aproximación de este cuerpo celeste al planeta fue este 7 de septiembre a las 14.18 horas de la costa este de Estados Unidos —las 20.18 hora peninsular española—, cuando pasó por encima de Nueva Zelanda como punto más próximo, a unos 40.000 kilómetros de la Tierra.

Según la agencia espacial estadounidense, el asteroide debió pasar por fuera de la órbita geosíncrona de los satélites de comunicaciones y meteorológicos que orbitan a unos 36.000 kilómetros sobre la superficie de nuestro planeta.

Interés en el estudio de asteroides

La NASA había anunciado el pasado 3 de septiembre que ésta era una "oportunidad única" para la comunidad científica para observar y aprender más sobre los asteroides. "El movimiento del asteroide será estrechamente vigilado, aunque no se han identificado futuros encuentros amenazadores para la Tierra", apuntó la agencia.

El interés por el estudio de los asteroides lleva un tiempo incubándose en las mentes de los investigadores de la NASA, que ya ha seleccionado entre otros proyectos a desarrollar en un futuro un sistema de redes que capturan asteroides para así conocer un poco más sobre la historia del universo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento