Los padres del niño británico de cinco años Ashya King —enfermo con un tumor cerebral y hospitalizado en Málaga— han obtenido el permiso de la Corte Suprema de Reino Unido para que el menor viaje a Praga para ser sometido a un nuevo tratamiento, según informa la cadena BBC Mundo, que señala que el menor podría viajar en avión privado en las próximas horas para ser sometido a una terapia de protones en un centro sanitario de la capital checa.

El niño se encuentra ingresado en el Área de Oncología del Hospital Materno Infantil de Málaga después de que sus padres, el matrimonio formado por Brett y Naghemeh King, ambos testigos de Jehová, se llevaran a su hijo sin permiso médico del hospital de Southampton por discrepancias con el tratamiento recibido.

El matrimonio, contra el que las autoridades británicas dictaron una orden europea de busca y captura que, finalmente, fue revocada, quiere que el niño sea sometido a un tratamiento alternativo que podrían suministrarle en Estados Unidos o la República Checa.

Según explicaron en su momento, se desplazaron a España con el menor con la intención de vender una propiedad y obtener los ingresos suficientes para sufragar la cura para el niño. El matrimonio, que tiene otros seis hijos, tiene intención de interponer una querella criminal contra los médicos británicos que le atendieron en Londres por denuncia falsa y calumnias, según el abogado de la familia, Juan Isidro Fernández.

Asimismo, el letrado anticipó que pedirá al hospital de Southampton que preste fianza por los daños morales "gravísimos" causados a la familia, y es que "han apartado a sus padres de un niño que requiere de cuidados permanentes y el propio centro los dejó salir voluntariamente".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.