Nikita, un pequeño Willy Fog

Tiene 11 años y ha dado la vuelta al mundo con el Cirque du Soleil. Trabaja como actor y en la barra rusa y habla tres idiomas: ruso, inglés y francés.
Nikita Moiseev entrenando en la escuela del Cirque du Soleil.(Cirque du Soleil)
Nikita Moiseev entrenando en la escuela del Cirque du Soleil.(Cirque du Soleil)
Su vuelta al mundo no dura 80 días, sino ya 11 años, los que tiene. Nikita es un pequeño Willy Fog que ha viajado más de lo que muchos viajaremos en la vida. Si nacer en el circo marca, hacerlo en el Cirque du Soleil lo ha convertido en un nómada moderno, cosmopolita y políglota.Falta una hora y media para la función y en el comedor del circo los artistas ya maquillados apuran sus platos de comida. Tímido y con la mochila a la espalda, aparece Nikita, que sale de la escuela del Cirque du Soleil, donde estudia con otra decena de niños.

«Los tres países que más me han gustado hasta ahora son España, por Gaudí; Japón, por su cultura; e Italia, por su comida», explica en un inglés con acento de Las Vegas, donde vivió cinco años.

Clinton, Isabel II y Zidane

También habla francés y ruso, el idioma de sus padres. Ha visto con sus propios ojos lo que sus amigos estudian en los libros: Roma, París, Tokio, Nueva York... Y ha conocido a personalidades como la Reina de Inglaterra, Bill Clinton o Zidane.

Se ríe cuando dice que lo que menos le gusta del circo es hacer las maletas y lo que más, viajar por el mundo. Su padre, Sasha, un ex gimnasta que trabaja como entrenador en el espectáculo Alegría, está de acuerdo. «Para los chicos esta vida es difícil, pero es la mejor escuela», asegura.

Nikita empezó hace tres años a intervenir en las nueve o diez funciones semanales del circo. Representa el papel de litlle tamir, que acompaña en el escenario a un mongol gigante. Y también participa en el número de la barra rusa haciendo el llamado salto del canguro, que consiste en volar en el aire agarrado a un acróbata adulto.

Su madre Irina, bailarina y coreógrafa, tiene miedo a que le pase algo. «Yo también me pongo nervioso, pero el circo consiste en hacer proezas. Si te gusta algo, no se hace difícil», dice su padre, que lleva 30 años en el circo porque «es la mejor vida posible».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento