El portavoz de MÉS per Palma, Antoni Verger, ha criticado que el presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB), Alberto Pons, actúa "como un 'lobbista' al servicio de la especulación" en relación con la ampliación prevista en el puerto de Es Molinar, considerando "muy desafortunadas" sus declaraciones en favor de esta actuación "desproporcionada".

En este sentido, Verger ha aseverado que la APB "no puede imponer a la ciudad ni al barrio del Molinar un proyecto de ampiación sin el consenso de los vecinos ni del Ayuntamiento", tal y como ha recalcado en un comunicado.

De este modo, la coalición ha mostrado su rechazo a las afirmaciones efectuadas por Pons, en las que señalaba que el primer proyecto de ampliación del puerto de Es Molinar, que multiplicaba por siete la superficie del actual, "no era ninguna bestialidad".

Desde MÉS señalan que el Consistorio palmesano, por unanimidad, rechazó por desproporcionado el primer proyecto presentado por la Junta Directiva del Club de Es Molinar, pero Pons, "alto cargo designado por el presidente del Govern, José Ramón Bauzá, afirmó que aquel primer proyecto le parecía bien".

"Con afirmaciones como las de ayer, Pons demuestra que actúa al dictado y servicio de determinados grupos de presión que quieren especular y ganar dinero ampliando puertos como el de Es Molinar en lugar de defender el interés general como cargo público que es", ha incidido Verger.

En opinión del portavoz de MÉS per Palma, la APB no puede actuar en este tema "de manera unilateral, al margen completamente de los consensos y de los posicionamientos de los vecinos y del Ayuntamiento". "Legalmente la APB necesita el consentimiento explícito del Consistorio para poder ampliar el puerto de Es Molinar. No puede actuar unilateralmente", ha abundado.

Verger recuerda que con la ampliación "brutal" del puerto "sólo ganan unos pocos y perdemos muchos. Volcar cemento en el mar para construir un espigón de 240 metros de largo y 40.000 metros cuadrados de nuevo puerto sólo beneficia a los promotores de las obras con la venta de los amarres pero perjudicará a los vecinos del barrio y de toda Palma, que ahora podemos disfrutar de un paseo con vistas abiertas al mar, tranquilo, y en perfecta sintonía con las casitas bajas de primera línea del Molinar".

En esta línea, apunta que el puerto de Es Molinar "efectivamente necesita una remodelación, pero ésta no tiene porque consistir en construir un puerto nuevo cuatro veces mayor que el actual".