Un niño de dos años ha muerto este viernes presuntamente acuchillado por su madre en un piso del distrito madrileño de Usera, tras lo que la mujer ha ingerido una gran cantidad de medicamentos y se encuentra en estado grave, han informado la Jefatura Superior de Madrid y Emergencias Madrid.

El suceso ha ocurrido a primera hora de la tarde, sobre las 15.00 horas, en una vivienda del número 9 de la calle Rutilo, muy cerca de la Caja Mágica, desde donde una mujer ha avisado de que se iba a tirar por una ventana, y al llegar al domicilio la Policía ha encontrado a un niño de dos años en parada cardiorrespiratoria, de la que no ha podido ser reanimado, y a su madre, de 41 años, grave por ingesta de medicamentos.

El niño estaba atado de pies y manos y con varias heridas de arma blanca Varios vecinos han alertado a los servicios de emergencias alertando que la mujer intentaba tirarse de la ventana de esa casa. Hasta el lugar han acudido los bomberos del Ayuntamiento de Madrid, que han subido al piso por una escala. Mientras, otros bomberos y policías municipales han forzado la puerta y han entrado al domicilio.

Allí han encontrado, en una cambiador de bebés situado en el cuarto de baño, a un niño de dos años de edad atado de pies y manos con una cinta americana y con varias heridas de arma blanca, principalmente localizadas en el tórax, y en paro cardiaco. Los sanitarios del Samur-Protección Civil han intentado reanimarle por maniobras de cardiorrespiratorias durante cuarenta minutos, pero pasado ese tiempo solo han podido confirmar su fallecimiento.

A su lado han encontrado a la madre, Alicia R., inconsciente, ya que había ingerido una gran cantidad de barbitúricos. Ha sido intubada y a las 15.30 horas está siendo trasladada al Hospital 12 de Octubre en estado grave. La Policía ha localizado al padre del bebé, que está siendo atendido por una psicóloga del Samur.

En tratamiento psicológico

La mujer estaba en tratamiento psicológico y había intentado suicidarse en ocasiones anteriores, según ha explicado su pareja a la Policía. La facultativa del Samur ha señalado que, según los primeros testimonios recabados, la mujer estaba tratamiento psiquiátrico por una depresión.

Varios vecinos de las calles Rutilo y la perpendicular Periana han mostrado su sorpresa por lo sucedido y han explicado a los periodistas que la madre y su pareja son profesores.

Consulta aquí más noticias de Madrid.