La consellera de Educación, Cultura y Deporte, María José Català, ha señalado este viernes que "hay un calendario lectivo que hay que cumplir", aunque ha explicado que los directores de los centros son competentes para suspender las clases si no se pueden impartir en condiciones de normalidad y "motivan las circunstancias". No obstante, ha recalcado: "Si se suspenden las clases cada vez que hace mucho calor no sé si llegaríamos a cumplir esos 158 días lectivos".

Català, en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, ha señalado que la denuncia que ha presentado el STEPV-Iv ante la Inspección de Trabajo, en la insta a que se paralicen las clases en más de 200 centros educativos de la Comunitat Valenciana "al superarse en ellos la temperatura y humedad permitidas por la ley", "veremos dónde llega" y ha recalcado que el Gobienro valenciano tiene "la situación totalmente controlada".

Al respecto, ha señalado que las altas temperaturas no puedan ser "motivo" para criticar el inicio de curso porque la Conselleria "no es responsable de la climatología", pero en cualquier caso ha recordado que hay unas instrucciones que habilitan a los directores de los centros a suspender las clases si no se pueden impartir en condiciones de normalidad y que deben motivar. Además, ha señalado que la Inspección educativa tiene también un protocolo.

Así, ha asegurado que "todos" los centros educativos realizan un "cumplimiento taxativo" de las normativas de instalaciones térmicas y ha señalado que en los de nueva construcción hay mecanismos de refrigeración y en los antiguos se está trabajando en su instalación.

Català ha insistido en que "no puede prever" el calor que se está registrando estos días. De hecho, ha insistido en que el mes septiembre del pasado curso escolar las mayores temperaturas se registraron en la tercera y cuarta semana, por ello ha reiterado que el calor no puede ser un motivo para criticar la fecha en la que se inicia el curso escolar.

En cualquier caso, ha recalcado que "estas circunstancias climatológicas son excepcionales, imprevisibles" y ha mostrado su confianza en que las temperaturas "bajen" para que la comunidad educativa "pueda trabajar con absoluta normalidad en los centros educativos".

Ceeip pere catalÀ

Por otra parte, ha explicado que la Conselleria de Educación mantienen abierta una línea en castellano para un alumno en el colegio Pare Català de Valencia para cumplir una resolución judicial. Así, ha explicado que cuando se cambió una de las líneas en castellano a valenciano los tribunales ordenaron que pasara otra vez a castellano.

Consulta aquí más noticias de Valencia.