El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, dijo este domingo que las acciones del presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Manuel Conthe, crean inestabilidad en el organismo supervisor y que le preocupa la imagen que pueda trasmitir el país en el exterior.

"La toma de decisión de renuncia sometida a ciertas condiciones es lo que genera una situación de inestabilidad en la propia institución, que es la preocupación del Gobierno", dijo Solbes en una rueda de prensa en la sede del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Preguntado sobre si le inquieta la repercusión en el exterior, el ministro señaló que "estas cosas nunca son buenas".

Solbes señaló que, desde fuera, la diferencia de criterio en el seno de la CNMV "pueda verse o plantearse como una confrontación o un gran problema", debido a la decisión de Conthe de dimitir pero "con condiciones".

"Me preocupa en ese sentido porque damos una imagen de una institución que, por una serie de razones además históricas, ha sufrido mucho en los últimos años", afirmó Solbes, quien no dio más detalles.

En cambio, el ministro señaló que al Gobierno no le inquieta lo que Conthe pueda decir en su futura comparecencia ante el Congreso.

"El Señor Conthe puede hablar todo lo que quiera", afirmó. "Podrá hablar ante el Parlamento cuando le toque", añadió.

Esa comparecencia se deberá producir cuando Conthe presente la memoria anual de la CNMV a la Legislatura, algo que tiene la obligación de hacer, explicó el ministro.

"Lo anómalo de la situación es que sea el Señor Conthe quien quiera decidir cuándo él quiere comparecer en el Parlamento", afirmó.

Podría comparecer en los próximos meses

Solbes dijo que la CNMV trabaja para terminar esa memoria "cuanto antes", un paso previo a la comparecencia, pero no quiso estimar cuándo ésta podría realizarse.

"Si (la memoria) está (lista) en mayo, mejor que en junio y si está en junio, mejor que en julio", señaló.

Conthe ha anunciado que dimitirá tras explicar sus razones ante la Comisión de Economía de la Cámara Baja.

Uno puede renunciar o no renunciar, pero lo que no hay es una renuncia sometida a ciertas condiciones

El presidente de la CNMV ha dicho que la "política industrial" del Gobierno ha entrado en "potencial conflicto" con las normas del mercado, por el caso de la opa para la compra de la compañía española Endesa. "La CNMV no puede servir a dos señores", subrayó Conthe.

El 23 de marzo, la Comisión había rechazado por mayoría que se sancionara a la italiana Enel y la española Acciona, interesadas en Endesa, en contra, al parecer, de la opinión de Conthe.

Algunos analistas han criticado la supuesta presión del Gobierno para que Endesa no fuera adquirida por E.ON, una compañía alemana, y para que quedara en manos españolas.

En cambio, Solbes negó que hubiera cualquier tipo de influencia política en las decisiones de la CNMV.

"El Gobierno no puede presionar a la Comisión. Los miembros de la comisión son nombrados por un período determinado, tienen obligación de independencia total", dijo.

"Si algún miembro de la Comisión fuera influido por alguna posición del Gobierno pero no por su propio criterio, evidentemente estaría actuando de forma incorrecta, cosa que yo creo que no se ha producido", añadió.

Solbes insistió en que Conthe ha obrado de forma incorrecta. "Es anómalo porque eso no es lo que dicen las leyes, uno puede renunciar o no renunciar, pero lo que no hay es una renuncia sometida a ciertas condiciones", dijo.

"Nosotros no podemos tener confianza en alguien que en vez de cumplir la norma tal y como está establecido, define para renunciar él su propia norma y quiere que los demás se adapte a su propia norma", señaló el ministro.

Aún así, Solbes dijo que las normas de la CNMV no dan razones "jurídico-formales" para cesar a Conthe.

Pero no todo fueron críticas.

El ministro dijo que Conthe es "un excelente profesional, es un buen trabajador, es un hombre que ha hecho una buena labor en la CNMV".