El vicepresidente del Consell, José Císcar, ha presentado este viernes el Anteproyecto de Ley de transparencia y buen gobierno que ha redactado el gobierno valenciano, el que se prevé dar publicidad al registro de obsequios, así como el establecimiento de una retribución variable de los altos cargos en función del cumplimiento de objetivos, hasta un diez por ciento de su sueldo.

Císcar, en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, ha explicado que con esta norma, que no tendrá carácter retroactivo, "no hay refugio para la opacidad". Asimismo, ha indicado que el portal de transparencia de la Generalitat —'GVA Oberta'— será la plataforma donde se publicarán aquellos aspectos que sean objeto de regulación con esta ley.

El conseller ha apuntado que la previsión es que esta nueva ley sea aprobada a lo largo de esta legislatura pero su entrada en vigor será a en los seis meses posteriores de su publicación. No obstante, el apartado referido al Buen Gobierno, que incluye declaración de bienes, actividades y bienes patrimoniales, y la retribución variable de los altos cargos según objetivos, entre otras cosas.

"Es evidente que todo euro que salga de las arcas públicas de la Generalitat tendrá publicidad para que los ciudadanos sepan su destino", ha apuntado Císcar.

A preguntas de los medios sobre si de haberse aplicado esta ley se hubiera aplicado con el Gobierno del expresidente Camps, se hubiera evitado la presencia de una trama con la de Gürtel en la administración, ha comentado que si esta norma hubiera estado en vigor entonces, "cualquier obsequio como una caja de tomates o una pluma Montblanc se hubiera registrado". En este sentido ha afirmado que casos judiciales como los que se han dado por estos motivos "sería muy difícil que se pudieran dar".

Consulta aquí más noticias de Valencia.