Efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA), en colaboración con Agentes Forestales del Gobierno de La Rioja, han detenido a un varón, de 57 años, natural y vecino de Laguna de Cameros (La Rioja), como presunto autor de un delito contra la flora y fauna silvestre y otro de tenencia ilícita de armas.

Tal y como ha informado la Guardia Civil, la 'Operación Tumbera' se inició en el mes de diciembre de 2013, cuando Agentes Forestales del Gobierno de La Rioja informaron al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de que habían localizado en la Reserva Regional de Caza Cameros-Demanda un cebadero ilegal.

El estudio, desarrollado en la zona por ambas unidades, determinó que alguien habían montado el cebadero rociándolo con gasoil y otras sustancias atrayentes para los animales (principalmente jabalís). Llamaron la atención de los investigadores dos varillas de acero clavadas en uno de los árboles, que servirían para acoplar un arma de fuego artesanal conocida como tumbera, similar a otra hallada en el año 2012 en una zona próxima.

Durante ocho meses se fueron recopilando informaciones y pruebas que señalaron a un varón residente en la localidad de Laguna de Cameros (La Rioja), como la persona que presuntamente ha montado el cebadero para llevar a cabo prácticas de caza furtiva.

A finales de agosto ambas unidades volvieron a detectar actividad de caza furtiva en la zona sometida a control, con nuevos vertidos de gasoil y la mejora en los métodos para la ocultación de trampas.

En la madrugada del 1 de agosto Agentes Forestales descubrieron en el cebadero un jabalí abatido y el arma de fuego artesanal (tumbera) que causó su muerte sujeta a uno de los árboles, por lo que se estableció un "amplio" dispositivo de control con agentes del Seprona, a la espera de que el principal sospechoso acceda a retirar el animal.

Sobre las 11: 30 horas del mismo día, el sospechoso accede a la Reserva Regional de Caza Cameros-Demanda, una vez llega al cebadero procede a desmontar y esconder la tumbera, seguidamente arrastra al animal muerto hasta el maletero de su vehículo, momento en el que fue detenido.

Con la correspondiente autorización judicial Agentes del Seprona proceden a la entrada y registro de la vivienda del detenido, donde se le intervinieron armas, que fueron remitidas al Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil en La Rioja para comprobar su origen ilícito y si han sido utilizadas en otros hechos delictivos.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.