El pintor vallisoletano Félix Cuadrado Lomas invita a los visitantes a realizar un viaje colorista por el centro de su Castilla en su nueva exposición que, titulada 'Cuadrado Lomas. Viaje creativo desde 1975', se puede contemplar desde hoy en la sala de Las Francesas de Valladolid.

Nada de lo esperado falta en las paredes de la sala: ni los campos y bodegones casi geométricos ni los palomares, mulas, viñas, escenas taurinas o grabados y dibujos caracterizados, como ha destacado la comisaria de la muestra, María Aurora Viloria, por el color, especialmente por sus amarillos, verdes y ocres que hacen hueco al rojo, verde o negro en los cuadros de toros, huesos o bodegones.

Calzada de los Molinos, localidad natal de su madre, y las Ferias de Valladolid, constituyen el punto de partida de la muestra, en 1957 y 1958, para viajar a través de sus escenas más conocidas, las de lugares que considera "suyos", a su obra más reciente: las planificaciones de la llanura.

"Sólo pinta lo que conoce y pinta del natural (...) Es un viaje con color", ha explicado la comisaria, quien ha defendido la representatividad que todos los temas del pintor tienen en la exposición, que recorre lugares habitados "pero sin figuras", a excepción de grabados o acuarelas.

Satisfecho con el resultado de la exposición, aun con dudas de si se ha colgado lo más representativo de su trayectoria, el pintor ha recomendado a los visitantes que no especulen ni se preocupen por el origen o lo hecho en cada unas de las obras.

Las obras "viven su vida"

"Luego la obra sigue su rumbo y vive su vida", ha explicado el pintor antes de hacer partícipe de la exposición a todos sus compañeros, "muertos y vivos", en el "noble y callado arte de la pintura".

Pendiente de poder "manchar y llenar" los 15 lienzos que ya ha preparado, solo si tiene ganas y se encuentra bien, Cuadrado Lomas, quien ha llegado a pintar viendo sólo por un ojo, ha percibido la crisis porque el arte es considerado "superfluo" en relación con otras manifestaciones culturales más populares.

No obstante, coyunturas como la actual presentan una cara positiva: en época de bonanza, ha defendido, la cultura "decae" y se "amanera" a las tendencias del arte, carece de "viveza expresiva", por lo que sin llegar al punto de que el artista "tenga que pasar calamidades", las vacas flacas aportan un plus a la creatividad.

"La exposición es una sorpresa y una confirmación de la trayectoria del pintor", ha asegurado el alcalde de la ciudad, Javier León de la Riva, quien ha ensalzado el "sabio decir y hacer" que le hace merecedor de la condición de "maestro".

Félix Cuadrado Lomas representa a un "grupo importante de artistas" y, en su opinión, ha sabido interpelar "como nadie" las tierras, campos y paisajes de Castilla con un estilo que no se parece "a ningún otro" y que plasma el deseo del artista de "detener el tiempo".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.