El próximo martes, 9 de septiembre, el toledano museo de Santa Cruz abrirá sus puertas para mostrar la exposición 'El Greco: arte y oficio', la segunda gran muestra que albergará la ciudad hasta diciembre con motivo del IV Centenario de la muerte del pintor.

Esta vez el visitante podrá descubrir cómo el pintor cretense gestionaba sus obras y cómo se trabajaba en su taller obrador en el que trabajaron los diferentes artífices que se requerían para la producción de sus numerosos encargos, tal y como ha explicado la comisaria de la exposición Leticia Ruiz en rueda de prensa.

Ruiz, que ha estado acompañada del presidente de la Fundación Greco 2014, Gregorio Marañon, ha explicado que ha sido una frase de Luis de Castilla, hijo del deán de la catedral de Toledo, la que ha dado nombre a esta nueva muestra, pues justificó la contratación del artista para realizar el retablo de la Catedral "por ser eminente en su arte y oficio"

La responsable ha indicado que la exposición pone de manifiesto cómo el pintor plasmaba lo qué era de su intereses, cómo eran sus trazos, su característico cromatismo, su manera de jugar con la repetición de las composiciones y modelos que mantuvo a lo largo de su carrera.

Son un total de 92 las obras que componen esta tercera gran muestra organizada con motivo de la muerte del pintor, procedentes de 27 ciudades españolas, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, México República Checa y Suiza. Algunas de ellas nunca se han expuesto en Toledo, ha precisado.

El taller del greco

En cuanto al 'modus operandi' del cretense, Leticia Ruiz ha explicado que es "pantanoso como el de todos los grandes pintores". También ha señalado que en su taller se trabajan en varias obras a la vez que el maestro supervisaba, aunque él realizaba las que consideraba más comprometidas o aquellas que de forma explicita se le habían encargado.

Fue en 1585 cuando el Greco abrió taller en Toledo para atender a los numerosos encargos que recibía. En él desarrollo todo tipo de trabajos, aunque tuvieron especial protagonismo las pinturas devocionales encargadas por conventos, capillas y clientes privados.

Repartidas por los dos cruceros del Santa Cruz la muestra se divide en cuatro partes. La primera, 'De la mano del Greco' recoge la evolución en el tiempo del arte y de la técnica del artista, con cuadros que van desde la etapa cretense a la toledana.

En la segunda parte, 'Invención e interpretación', se exhiben las obras que muestran la efectividad visual del pintor, que fueron muy bien aceptadas por el públicos como evidencian las numerosas réplicas que salieron de su taller, adecuándose a las posibilidades adquisitivas de sus clientes.

'Apóstoles y apostalados', la tercera parte de la muestra, se centra en la etapa en la que el Greco quiso recuperar la tradición toledana de representar a Jesucristo y sus 12 apóstoles, mostrando diferentes soluciones y colores. Leticia Ruiz ha explicado que la exposición reúne por vez primera dos Apostolados, el que se exhiben en el Museo de Oviedo, y el llamado de Almadrones (Guadalajara), disperso desde los años 40.

La última parte de la exposición, 'El Greco después del Greco', en la que se reúnen muchas de las obras que se han relacionado con el pintor, gracias a los dos inventarios de bienes de la familia.

La comisaria ha destacado también la instalación fotográfica 'Retablos de retablos' que cierra la exposición, con la que a Joaquín Bérchez ha querido poner de manifiesto su labor como tracista de retablos, una de las facetas menos conocidas del artista.

De igual modo, el centro del museo acoge una instalación audovisual con cuatro pantallas, a fin de ofrecer al visitante ciertas claves sobre la técnica de trabajo y el taller del pintor cretense, su trayectoria o su legado.

Muestra incomparable

Por su parte, el presidente de la Fundación Greco 2014 ha puesto en valor el trabajo de Leticia Ruiz, que recibió el encargo y "con ilimitada inteligencia, voluntad e imaginación ha hecho que esta tercera exposición sea incomparable. La calidad de las obras y de su discurso argumental marcarán la retina de nuestro recuerdo", ha dicho.

Asimismo, se ha mostrado satisfecho con la marcha de los acontecimientos de este año Greco, asegurando que "se ha cumplido el objetivo de estar a la altura" de tamaño acontecimiento como es el aniversario de la muerte del pintor.

"Se ha logrado que el Greco en el 2014 sea probablemente el acontecimiento más importante de España con una inmensa proyección internacional, que Toledo, de facto, en 2014 sea la capital cultural europea y una programación con vocación de trascendencia, con una energía que debe perdurar más allá de este año", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Toledo.