Protestas en San Petersbugo
Policías rusos antidisturbios detienen a un manifestante (Anatoly Maltsev / EFE) Anatoly Maltsev / EFE

Los incidentes comenzaron cuando unas 500 personas que pedían la dimisión del presidente Vladimir Putin se dirigieron hacia una estación ferroviaria tras el final de una concentración que sí había sido permitida.

Los agentes, ataviados con uniformes de combate azules y cascos, arremetieron contra la multitud, arrestaron a algunos de los manifestantes y empujaron a otros y les golpearon con bastones, según un testigo de Reuters.

¡Dejad de golpearnos!

"¡Dejad de golpearnos!", gritaron los manifestantes a la policía, 'Fascistas, ¿cuánto os paga Putin?', añadieron.

La policía agrupó a unos 150 y los metió en furgones policiales, y continuó golpeando a algunos más dentro de los vehículos. Las autoridades de la ciudad habían permitido a una reunión, pero no una manifestación.

Los opositores a Putin, actuando bajo el grupo global Otra Rusia, habían planeado dos manifestaciones durante el fin de semana. Las autoridades prohibieron la principal marcha del sábado en Moscú y detuvieron a varios cientos de manifestantes, entre ellos el ex campeón del mundo de ajedrez Garry Kasparov.

Otra Rusia agrupa a opositores del Kremlin de todo el espectro político, desde liberales a comunistas. Dicen que Putin ha pisoteado las libertades democráticas y piden elecciones presidenciales limpias en 2008.

Detenciones

Nuestra petición es la dimisión del Gobierno y del presidente y elecciones limpias este año y el próximo

Otra Rusia tiene una influencia reducida ya que la gran mayoría de los rusos apoyan a Putin, cuyos siete años en el poder se han visto marcados por el crecimiento económico y la vuelta del orgullo nacional tras el caos posterior a la caída soviética de los 90.

El domingo unos 3.000 manifestantes vigilados por cientos de policías antidisturbios se reunieron en una plaza del centro de San Petersburgo para la segunda manifestación antiKremlin.

La red de telefonía móvil había sido bloqueada y camiones con cañones de agua estaban aparcados en las calles.

"¡Libertad!", gritaban los manifestantes. 'Putin es el enemigo del pueblo'.

"Nuestra petición es la dimisión del Gobierno y del presidente y elecciones limpias este año y el próximo", dijo el líder del partido de izquierdas Bolchevique Nacional, Eduard Limonov, a la multitud.

Rusia celebra elecciones parlamentarias este año y presidenciales en 2008.