El secretario provincial del PSOE y presidente de la Diputación de Huelva, Ignacio Caraballo, ha asegurado este viernes que ha solicitado a la Junta un estudio sobre la situación de Ence, tras el anuncio de la compañía de cesar la producción de celulosa y transformar su complejo de Huelva en un parque de energía renovable.

En rueda de prensa, Caraballo ha remarcado que "si los ciudadanos onubenses tenemos que hacer un esfuerzo y exigir lo que nos pertenece, lo tenemos que hacer, y pedir al Gobierno que también se esfuerce para que esta empresa no se cierre, así como para que invierta en infraestructuras".

Ha precisado que el objetivo de este estudio es conocer la rentabilidad de la empresa, su situación económica, el número de hectáreas de eucaliptal que posee, así como el terreno en alquiler y en propiedad. Todo ello con el fin de "tener todas las cartas encima de la mesa" de cara a la reunión que mantendrá la próxima semana con el consejero delegado de la planta onubense, semana en la que también se reunirá con el consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado, al considerar que la compañía ha dado este paso "con nocturnidad y alevosía".

En este sentido, el presidente de la Diputación ha hecho hincapié en que, tras mantener un encuentro con el comité de empresa y con el consejero delegado, va a hacer "todo lo posible para doblarle el pulso a la empresa".

El también secretario general del PSOE ha remarcado que el comité de empresa "no cree que sea la rentabilidad económica el motivo de cierre de la empresa, aunque considera que no ha invertido en modernizar la planta onubense mientras que sí lo ha hecho en la de Asturias y Galicia".

Por todo ello, espera que, de aquí a un mes, "por la presión que ejerzamos todos seamos capaces de doblar el pulso a la empresa", aunque ha reconocido que lo ve "complicado". No obstante, ha abogado por "unificar esfuerzos para convencer a la empresa de que tiene una responsabilidad social con la provincia".

"Muchos nos hemos hecho con los olores de la celulosa y ahora lo que no puede ser es que se vaya porque ya no le interesa" y no puede ser, ha insistido, porque el Expediente de Regulación de Empresa (ERE) "va a afectar a 250 trabajadores de 300 y no entendemos dónde se van a reubicar ya que no hay sitio para ellos" y ha manifestado además que también se verán afectadas "1.500 familias de la provincia" por los servicios externos de la compañía.

Caraballo ha recordado a su vez que el pasado mes de marzo se reunió con el máximo responsable de Ence, Juan Luis Arregui, y "éste manifestó su preocupación por el mantenimiento de la celulosa, ya que si la prima de las renovables no se modificaba el futuro de Ence en Huelva estaba cantado".

Pide responsabilidad al alcalde

Por otro lado, Caraballo ha solicitado "responsabilidad" al alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez (PP), al encontrarse la planta en el término municipal de la capital, y se ha mostrado "extrañado" de que el primer edil "aún no haya dicho qué ha hecho por mantener esta planta".

En esta línea, ha asegurado que "si esta planta hubiera estado ubicada en Hinojos, Jabugo o Chucena, los alcaldes ya se hubieran sentado con la dirección de la empresa y me da la sensación de que el alcalde no ha hecho nada y está en su término", remarcando por último que, "quizás la administración que tenga más poder, sea el Ayuntamiento".

Consulta aquí más noticias de Huelva.