El marido de la joven venezolana cuyo cadáver fue encontrado el pasado jueves en el interior de una maleta se ahorcó esta madrugada en los calabozos de la comisaría de Policía de El Puerto de Santa María (Cádiz), donde se encontraba detenido.

Según informó hoy la Policía, a las 3.54 horas de esta madrugada, al realizar un ingreso de un nuevo detenido en los calabozos, se comprobó que J.M.V.Q., de 26 años, se había ahorcado utilizando su propia ropa.

Al abrir la puerta del calabozo, el cuerpo del joven cayó al suelo
Al abrir la puerta del calabozo, el cuerpo del joven cayó al suelo, ya que estaba sujeto entre la puerta y el marco.

Inmediatamente los agentes intentaron reanimarlo y avisaron a los servicios de emergencias del 061, que no pudieron hacer nada por salvar su vida.

La muerte fue comunicada al Juzgado de guardia y al médico forense, que certificó su defunción y ordenó el levantamiento del cadáver.

Según la Policía, a las 22.30 horas y una hora después habían preguntado al detenido si tenía alguna necesidad y si se encontraba bien, a lo que respondió que sí.

J.M.V.Q. quedó ayer detenido tras prestar declaración ante la Policía tras el hallazgo el pasado jueves, en el término municipal de Puerto Real, del cadáver de una mujer en el interior de una maleta que se encontraba enterrada en una zona de pinares próxima a la autopista Cádiz-Sevilla.

Las investigaciones policiales y la autopsia dieron como resultado la identificación del cadáver, una mujer venezolana de 22 años, B.J.A.R., casada con J.M.V.Q., residente en Cádiz.

La Policía comprobó que su esposo había denunciado su desaparición el pasado 9 de octubre en la Comisaría Provincial de Cádiz, aunque retiró posteriormente la denuncia tras manifestar que la había visto en Sevilla, que estaba bien y que ella no quería volver a tener relación con él ni con su familia.

Sin embargo, el 25 de octubre la madrina de la víctima, M.C.V.V., denunció su desaparición en la Comisaría de Parla (Madrid), ya que desde la fecha en que se puso la primera denuncia su familia no tenía ninguna noticia de ella.

Tras la aparición del cadáver la Policía consideró que el marido podía ser sospechoso y le detuvo en las inmediaciones de su domicilio en Cádiz para ser trasladado después a la comisaría de El Puerto de Santa María, donde ayer le tomaron declaración y donde quedó ingresado en los calabozos.