La Agencia Tributaria y el Cuerpo Nacional de Policía han aprehendido este pasado martes, en aguas del Mediterráneo, un buque mercante con bandera de Tanzania con casi media tonelada de cocaína a bordo. Los cuatro tripulantes del buque, todos ellos de nacionalidad turca, han sido detenidos y puestos a disposición judicial, según han informado fuentes de Delegación del Gobierno en un comunicado de prensa.

La organización criminal utilizaba la denominada 'ruta del Mediterráneo Oriental', en la cual se vienen produciendo importantes incautaciones de hachís en los últimos meses. En el curso de distintas investigaciones relacionadas con tráfico y contrabando de estupefacientes, se tuvo conocimiento de la adquisición en Rotterdam, Holanda, de un buque mercante por parte de una organización criminal que pretendía trasladar un importante alijo de estupefacientes por el Mar Mediterráneo.

Las investigaciones realizadas por Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y Policía Nacional, coordinadas por el Centro de Inteligencia Contra el Crimen Organizado -CICO-, permitieron identificar el mercante y localizarlo a mediados del mes de agosto pasado en aguas próximas al Reino de Marruecos. De las indagaciones y de las vigilancias policiales realizadas sobre la embarcación se pudo deducir que en esas fechas ya había recibido la carga de la droga prevista para su introducción en el continente europeo.

Así, tras obtener la autorización de las autoridades de Tanzania, país de bandera del mercante, y del juzgado que investiga la causa, el buque se aborda el pasado martes, a 13 millas náuticas al norte de la Isla de Alborán, con la participación de las tripulaciones de dos patrulleros de Aduanas de Andalucía y por funcionarios de UDYCO Central de la Policía.

La cocaína estaba oculta bajo metros de cadenas en el depósito del ancla. Inicialmente, los funcionarios de Vigilancia Aduanera y de la Policía Nacional que llevaron a cabo el abordaje no hallaron drogas, pero sí indicios que confirmaban las sospechas de que la embarcación podría ser utilizada para transportar sustancias estupefacientes, razón por la cual se decidió el traslado del buque hasta el Puerto de Cartagena para efectuar la entrada y registro de la embarcación en presencia de la preceptiva comisión judicial.

A última hora del pasado miércoles, los funcionarios de Aduanas y agentes de la Policía que participaban en el registro encontraron en la caja de cadenas de babor del buque diez paquetes que contenían casi media tonelada de cocaína. Cada uno de los fardos llevaba un chaleco salvavidas, cinta reflectante y estaban mojados, lo que indicaría que fueron fondeados por otro barco hasta su recogida por la embarcación interceptada.

Como consecuencia, los cuatro tripulantes del mercante, todos nacionales de Turquía, fueron detenidos por su presunta participación en organización criminal y tráfico ilícito de drogas. El buque intervenido, de nombre 'Mungo', es un mercante de 59 metros de eslora y 9 metros de manga, con matricula provisional de Zanzíbar, Tanzania, y cuyo armador es una sociedad instrumental.

Tanto la droga, como los detenidos, el buque y las diligencias policiales pasan este viernes a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Torrevieja, Alicante. La operación ha sido realizada por Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en Murcia y Andalucía, y agentes de la Sección Galicia de la Brigada Central de Estupefacientes -UDYCO Central de la Comisaría

Consulta aquí más noticias de Murcia.