Granos de soja
El frijol de soja es la fuente más abundante de isoflavonas. EFE/Cézaro de Luca

Muchas mujeres creen que la administración de suplementos de soja es beneficiosa para prevenir o tratar el cáncer de mama, almenos en Estados Unidos. Sin embargo, un nuevo estudio que publica Journal of the National Cancer Institute sugiere que la soja podría ejercer un efecto adverso sobre el cáncer de mama.

El impacto del consumo de soja en la prevención y el tratamiento del cáncer de mama no está claro. Esta investigación muestra que la administración de suplementos de soja altera la expresión de genes asociados con el cáncer de mama, aumentando la preocupación de que la soja podría tener efectos adversos sobre estos tumores.

La soja puede ejercer un efecto estimulante sobre el cáncer de mama en un subgrupo de mujeresPara aclarar este tema, Moshe Shike, del Departamento de Medicina en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center y el Weill Cornell Medical College (Estados Unidos), y sus colegas realizaron un estudio aleatorio controlado con placebo sobre los efectos de los suplementos de soja en la expresión de genes y marcadores de riesgo de cáncer de mama entre las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama invasivo.

El trabajo, dirigido entre 2003 y 2007, implicó a un total de 140 pacientes que fueron asignados al azar a la administración de suplementos de soja (proteína de soja) o placebo (proteína de la leche), desde la consulta quirúrgica inicial hasta el día antes de la cirugía.

A continuación, se analizaron los tejidos tumorales de la biopsia de diagnóstico (pretratamiento) y en el momento de la resección (postratamiento) y se observaron cambios en varios genes que promueven la progresión del ciclo celular y la proliferación celular entre las mujeres en el grupo de soja. "Estos datos plantean la preocupación de que la soja puede ejercer un efecto estimulante sobre el cáncer de mama en un subgrupo de mujeres", concluyen los autores.

Según escribe V. Craig Jordan, doctor en Ciencias del Departamento de Oncología en el Centro de Cáncer de la Universidad de Georgetown, en el editorial que acompaña a la publicación, este estudio "ilustra los peligros del consumo de fitoestrógenos demasiado pronto, alrededor de la menopausia, pero la biología de estrógeno en condiciones de privación de estrógeno sugiere que los fitoestrógenos podrían tener un beneficio una década después de la menopausia".