Las redes sociales pueden ser tremendamente beneficiosas y entretenidas y causar también en ocasiones importantes desastres materiales, como han comprobado los padres de la usuaria de MySpace Rachel Bell, de sólo 17 años.

La joven británica usó MySpace para publicitar una fiesta en casa de sus padres.

¿El resultado? Cientos de asistentes, la casa destrozada y la joven en libertad bajo fianza, después de haberse escondido en casa de una amiga para evitar a sus padres y de culpar a los hackers de los daños materiales, calculados en 20.000 libras, como informa el diario británico The Guardian.

Rachel acusó a algunos de sus compañeros de haber manipulado su página de MySpace para tentar a jóvenes de todo el país con promesas de sexo y alcohol en la casa de sus padres en el condado de Durham.

También dijo que tenía miedo de enfrentarse a sus padres, que se han visto obligados a alquilar temporalmente otra casa y a presentar cargos contra los desconsiderados asistentes.

¿Arrepentida?

El diario británico sugiere que la joven podría no sentirse tan arrepentida, dado que en la página de MySpace de una amiga se publicó un mensaje con su nombre diciendo: "jejejeeee espero que os gustara la fiesta... fue verdaderamente salvaje!!! Hmmm para cuándo otras risas?xx"

Rachel había planeado la típica fiesta mientras sus padres estaban pasaban fuera el fin de semana, aunque en este caso algo más ambiciosa: había invitado a unos 60 invitados y un par de DJs.

La fiesta se le fue completamente de las manos y siete coches de policía tuvieron que cerrar el callejón en el que se encontraba la casa para poder hacer frente a la horda de adolescentes borrachos -algunos de hasta 11 años de edad- que no abandonaron la zona hasta las cuatro de la mañana.

Algunos de los cientos de personas que se presentaron sin estar invitados a la fiesta habían fletado minibuses y se habían desplazado hasta allí desde Londres.

Rachel aseguró a la Policía que cuando vio el desmadre intentó impedir la entrada de la gente, pero que los jóvenes se colaron en la casa por las ventanas.

La madre de Rachel describió el estado de la casa "como si hubiera sido violada", con vómito, graffiti y pis en el suelo, las paredes y las camas.