El alcalde de Tarragona reitera ante la jueza que renunció a cobrar las retribuciones

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, a su salida de los juzgados de Sabadell (Barcelona), donde ha declarado por el presunto cobro de sobresueldos irregulares.
El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, a su salida de los juzgados de Sabadell (Barcelona), donde ha declarado por el presunto cobro de sobresueldos irregulares.
MARÍA BÉLMEZ/ACN

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), ha reiterado este jueves ante la jueza que instruye el 'caso Mercurio' que renunció a cobrar las retribuciones que otros percibían porque no las consideraba adecuadas y ha pedido por ello que se le desimpute del caso.

Ballesteros se ha mostrado tranquilo y sonriente tras declarar ante la jueza, en el Juzgado de Instrucción número 2 de Sabadell (Barcelona), ante el que ha comparecido por su imputación junto a 39 alcaldes más en la pieza 25 BIS A del 'caso Mercurio', que investiga un presunto cobro de sobresueldos por parte de 44 regidores de la Federación de Municipios de Cataluña (FMC). Hay cuatro que son aforados y están pendientes de una posible imputación por parte de instancias superiores.

"Ha sido una declaración muy breve", ha manifestado el primer edil de Tarragona, que ha salido del edificio a paso rápido y sin querer atender a los medios de comunicación que se han concentrado ante la puerta. En su declaración, según el Ayuntamiento de Tarragona, Ballesteros ha solicitado que se le desimpute porque no cobró ninguna retribución económica.

De hecho, Ballesteros ha presentado otra vez a la jueza los justificantes que demuestran que no recibió ningún ingreso económico, según estas mismas fuentes. El alcalde de Tarragona ha respondido a todas las preguntas de la Fiscalía y se ha centrado en explicar que renunció a cobrar las retribuciones porque considera que no era adecuado, ya que su asistencia a las reuniones de la Federación de Municipios de Cataluña era puntual.

También han comparecido este jueves ante la jueza los alcaldes de Pontons (Barcelona), Lluís Caldentey, y de Riudecanyes (Tarragona), Josep Maria Tost, en una jornada en la que está previsto que declaren exalcaldes imputados como el de Mataró (Barcelona), Joan Barón, o la de Salt (Girona), Iolanda Pineda.

Por su parte, Tost (CiU) ha explicado que creía que "estaba en la absoluta legalidad" en cuanto a los cobros de la FMC, pese a lo cual ha admitido que la Federación "quizás no lo gestionó bien o no lo declaró", en referencia a que las retribuciones de los alcaldes figuraban en los presupuestos como "dietas". Tost, además, ha añadido que cada año recibían "el certificado de Hacienda". El exalcalde de Manresa (Barcelona), Josep Maria Camprubí, también ha defendido las retribuciones y ha agregado que confiaba en los juristas de la FMC.

Los interrogatorios empezaron el miércoles, con el del exsecretario general de la entidad Adolfo Moreno, quien reconoció que se pagaraon cantidades fijas a los alcaldes aunque las atribuyó a sus tarea de "representación".  En la misma línea se manifestaron algunos de los ediles aunque todos defendieron su legalidad, igual que el exalcalde de Sanadell y expresidente de la FMC, Manuel Bustos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento