Un total de 65 personas murieron y más de cien resultaron heridas hoy en el atentado con coche bomba perpetrado por un suicida en la ciudad santa chií de Kerbala, unos 110 kilómetros al sur de Bagdad, informaron fuentes policiales.

Entre los heridos hay casos de extrema gravedad, por lo que se teme que aumente la cifra de víctimas mortales, advirtieron las fuentes, que revelaron que la explosión causó además enormes destrozos en comercios y viviendas.

La televisión estatal iraquí Al Iraqiya informó anteriormente que el atentado había acabado con la vida de al menos 40 personas y dejado heridas a otras sesenta.

Además otro atentado con coche bomba fue perpetrado junto al puente al Yadriya, en el sur de Bagdad, causando la muerte de al menos diez personas e hiriendo a otras quince, según fuentes policiales.

La cadena precisó que el ataque de Kerbala fue cometido a las 10.30 hora local (07.30 GMT) en una estación de autobuses utilizada por fieles chiíes que visitan el mausoleo del Imam A Husein, uno de los principales de la rama chií del Islam.

Fuentes del Hospital Al Huseini de Kerbala, citadas por Al Iraqiya, indicaron que la mayoría de las víctimas son niños.

El elevado numero de víctimas se debió a que el atentado ocurrió en las inmediaciones de un mercado popular y del mausoleo del Imam Al Husein, visitado a diario por miles de fieles chiies, muchos de iraníes, explicaron fuentes citadas por Al Iraqiya.

Kerbala, la segunda ciudad santa chií en importancia después de Nayaf, ha sido escenario de varios ataques similares en los últimos tres años que han dejado centenares de personas muertas y heridas.

En el atentado contra el puente en Bagdad fue utilizado un vehículo cargado de explosivos que estaba estacionado cuando explotó, según dijeron las fuentes policiales, que indicaron que el al Yadriya no ha resultado dañado por la explosión.

Cinco soldados iraquíes muertos

Además de los dos atentados mencionado, otro ataque suicida contra un puesto de control militar acabó hoy con la vida de al menos cinco soldados iraquíes y dejó a otros cuatro heridos, en la localidad de Biyi, a 200 kilómetros al norte de Bagdad, informaron fuentes del ejército de Irak.

Según las fuentes, el suicida empotró un vehículo cargado de explosivos contra el puesto militar situado entre las localidades de Biyi y Hadiza, situada al oeste de aquella.

Tras el incidente, tropas iraquíes, en su mayoría de origen kurdo, se desplegaron en distintas ciudades de la provincia de Salah al Din, donde están ubicadas ambas poblaciones, aclararon la fuentes.

Con estas muertes, son ya 83 el número de personas que han perdido la vida hoy en varios ataques y atentados en Irak.

Tres soldados estadounidenses

El Ejército estadounidense también ha sufrido bajas en las últimas horas.

Tres soldados y dos traductores iraquíes murieron ayer en un atentado con bomba y un ataque en dos zonas del sur de Bagdad, informó hoy el mando norteamericano.

Con las nuevas muertes el número de soldados norteamericanos que han fallecido en Irak desde la invasión del país en marzo de 2003 asciende a 3.295.

La mayoría de los soldados han perecido en la provincia de Al Anbar, el principal feudo de la resistencia iraquí, en el oeste del país; y en Bagdad.