El Banco Central Europeo (BCE) bajó este jueves por sorpresa los tipos de interés en la zona del euro en 10 puntos básicos hasta el mínimo histórico del 0,05%, por la amenaza de deflación. Y es que la inflación interanual de la zona del euro cayó en agosto una décima hasta el 0,3%.

La institución europea informó en Fráncfort de que también redujo la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a los bancos durante un día, en 10 puntos básicos hasta el 0,30%, con efectos a partir del 10 de septiembre. Asimismo, bajó la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, en la misma cantidad hasta el menos 0,20%, por lo que penaliza más a los bancos que depositen dinero en el BCE.

El euro cayó con fuerza un centavo de dólar y se cambiaba a 1,3042 dólares, el mínimo de los últimos 13 meses, tras conocerse la sorpresiva bajada de los tipos de interés. La Bolsa de Fráncfort y otros mercados de valores europeos reaccionaron con subidas.

El BCE ha reaccionado de forma agresiva La mayor parte de los analistas descartaba que el BCE fuera a reducir el precio del dinero y pensaba que la entidad esperaría a ver el efecto de las medidas anunciadas en junio. Pero al final el BCE ha reaccionado de forma agresiva con un nuevo recorte de sus tasas de interés.

El Banco Central Europeo revisó también a la baja una décima sus pronósticos de crecimiento de la zona del euro para 2014 y para 2015, hasta el 0,9% y el 1,6% respectivamente, respecto a los cálculos de junio. El presidente del BCE, Mario Draghi, informó en rueda de prensa de que la entidad también redujo sus previsiones de inflación una décima hasta el 0,6% para este año.



Draghi dijo que el BCE observa importantes riesgos a la baja para el crecimiento económico. "La pérdida de actividad económica puede frenar la inversión privada y el aumento de los riesgos geopolíticos podría tener un impacto mayor en la confianza del consumidor y empresarial", dijo Draghi.

La pérdida de actividad económica puede frenar la inversión privada Añadió que es otro riesgo a la baja para el crecimiento que los países de la zona del euro hagan reformas estructurales insuficientes. El BCE revisó al alza también una décima los pronósticos de crecimiento de los países que comparten el euro para 2016 hasta el 1,9%, respecto a junio. Asimismo el BCE mantuvo sus previsiones de inflación para 2015 y 2016 en el 1,1 y el 1,4% respectivamente.

Sobre la bajada histórica de tipos de interés, Draghi explicó que la decisión de recortar las tasas de interés rectoras no fue unánime pero se produjo por "mayoría confortable". Draghi explicó también que se pretende "facilitar el crédito bancario" y que "ya hemos tocado el suelo".

Compra de deuda

El presidente del BCE anunció en rueda de prensa la compra de bonos de titulización de activos de alta calidad y de bonos garantizados a partir de octubre. El Eurosistema comprará una amplia cartera de bonos de titulización de activos simple y transparente respaldados por créditos al sector privado no financiero de la zona del euro, como las empresas y hogares.

Draghi explicó que la compra de estos instrumentos financieros comprenderá bonos existentes y nuevos, y también bonos de titulización respaldados por créditos al sector inmobiliario. "Esto refleja la importancia del mercado de bonos de titulización de activos en facilitar nuevos flujos de crédito a la economía y sigue a la intensificación del trabajo preparatorio en este asunto, como decidió el consejo de gobierno en junio", dijo Draghi. Asimismo, el BCE va a comprar bonos garantizados denominados en euros.

Las intervenciones en el mercado con estos programas comenzarán el próximo mes de octubre y los detalles serán anunciados tras la reunión del consejo de gobierno el 2 de octubre. El BCE señaló que las nuevas medidas y la operación de refinanciación a cuatro años, que conducirá el 18 de septiembre, "tendrá un impacto considerable" en el balance de la entidad monetaria.