El empresario ruso Boris Berezovsky, exiliado en Londres, admitió al diario "The Guardian" que planea derrocar por la fuerza al presidente de Rusia, Vladímir Putin, tras entablar contactos con miembros de la cúpula de su país.

En la entrevista con el citado periódico británico publicada el viernes, el multimillonario reconoció que está financiando a gente cercana al presidente que conspiran para montar un golpe.

Necesitamos utilizar la fuerza para cambiar este régimen

"Necesitamos utilizar la fuerza para cambiar este régimen(...)Es imposible cambiar este régimen a través de medios democráticos. No puede haber cambio sin fuerza, presión", dijo Berezovsky

Preguntado sobre si estaba fomentando una revolución, el hombre de negocios respondió: "Usted está absolutamente en lo correcto".

Causa penal en Rusia por estas declaraciones

"De acuerdo con nuestra legislación (las afirmaciones) son tratadas como delito", dijo al periódico The Guardian el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, y añadió que quiere pensar que las autoridades británicas "nunca otorgarán asilo a alguien que quiere utilizar la fuerza para cambiar el régimen en Rusia".

La Fiscalía ha trasladado el caso al Servicio Federal de Seguridad, antigua KGB

Por su parte, la Fiscalía General de la Federación de Rusia ha instruido hoy causa penal contra el empresario ruso por "preparar el derrocamiento del Poder Constitucional en Rusia", y hacer "llamamiento abierto a derrocar el régimen constitucional en la Federación de Rusia".

La Fiscalía traspasó el caso al Servicio Federal de Seguridad (FSB, antigua KGB) y reiteró su propósito de volver a solicitar el próximo lunes a las autoridades británicas la extradición de Berezovsky.

Aclaraciones de Berezovsky

El empresario asegura que sería por métodos no violentos y "como en Georgia y Ucrania"

Tras el revuelo provocado por sus declaraciones, Berezovsky ha matizado que apoya un cambio de régimen en Rusia "sin derramamiento de sangre".

"Creo firmemente que, en violación de la legislación rusa, las autoridades del país suprimen la oposición e impiden el proceso democrático de la libre elección", explicó el exiliado.

"En esas circunstancias -prosiguió- las elecciones no son un medio viable para garantizar el cambio democrático. Por tanto, apoyo el uso de otros métodos para forzar un cambio hacia la democracia".

"Sin embargo -puntualizó- quiero dejar claro que todos esos métodos serían sin derramamiento de sangre, tomando quizás como buenos ejemplos las recientes manifestaciones populares en Georgia y Ucrania".

Un multimillonario exiliado en Londres

Con unos 1.266 millones de euros como fortuna personal, el multimillonario busca derrocar a Putin
Berezovsky es un multimillonario ruso exiliado en Londres que disfrutaba de una gran influencia política en Rusia antes de forzado a huir en el año 2000, después de haber criticado abiertamente la campaña del entonces recién llegado Vladimir Putin e iniciarse varios procesos judiciales contra él .

De 61 años y ex matemático, hizo su fortuna - estimada en unos 1.266 millones de euros - con la compra de activos del Estado cuando el Gobierno ruso entró en el proceso de privatización.

Esta no es la primera vez que el Reino Unido afronta dificultades en relación con el empresario, ya que el año pasado dijo a una radio de Moscú que quería sacar a Putin por la fuerza.