Combates en Donetsk, Ucrania
Unos activistas prorrusos observan los restos carbonizados de un tanque ucraniano a las afueras de Donetsk, Ucrania. Igor Kovalenko / EFE

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, ha considerado este miércoles que el plan formulado por el presidente ruso, Vladimir Putin, para llegar a la paz en el este de Ucrania es un intento para evitar nuevas sanciones por parte de Occidente.

En este sentido, ha dicho que el verdadero plan de Putin es destruir a Ucrania y restaurar la Unión Soviética y ha advertido de que la única solución pasa por que Moscú retire todas sus fuerza de territorio ucraniano.

Yatseniuk calificó el plan como un "intento de embaucar a la comunidad internacional" para evitar las nuevas sanciones de Occidente contra Moscú.

Todos los acuerdos anteriores con Rusia fueron ignorados

"Ese plan es un intento de embaucar a la comunidad internacional en vísperas de la cumbre de la OTAN y un intento de evitar las inevitables decisiones de la Unión Europea sobre una nueva ola de sanciones contra Rusia", dijo Yatseniuk, citado por el departamento de Información y Relaciones Públicas de su Gobierno.

El jefe del Ejecutivo ucraniano aseguró que "todos los acuerdos anteriores con Rusia -alcanzados en Ginebra, Normandía, Berlín o Minsk- fueron ignorados o sencillamente violados por el régimen ruso", al que Kiev acusa de apoyar con tropas y armamento a los separatistas prorrusos del este.

Para Yatseniuk, el mejor plan de paz para el este de Ucrania debería contener un solo punto: la retirada de las tropas rusas y de las milicias separatistas de las dos regiones rebeldes, Donetsk y Lugansk.

El país "espera decisiones de la OTAN y la UE"

Tras acusar a Rusia de querer "eliminar Ucrania y restablecer la URSS", el primer ministro agregó que su país "espera decisiones de la OTAN y la UE para parar al agresor".

No obstante, el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, cuya administración anunció este miércoles un acuerdo para alcanzar un "régimen de alto el fuego", manifestó que espera "pasos reales para el establecimiento de la paz" en las consultas del Grupo de Contacto para Ucrania que se celebrarán en Minsk el próximo viernes.

La presidencia ucraniana anunció "un acuerdo sobre un alto el fuego permanente" como resultado de una conversación telefónica entre Putin y Poroshenko, aunque más tarde precisó en otra nota que se trata de "un régimen de alto el fuego".

Rusia no puede acordar el alto el fuego porque no es parte del conflicto

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, desmintió que el acuerdo anunciado por Kiev fuera alcanzado entre los dos mandatarios, con el argumento de que "Rusia no puede acordar el alto el fuego porque no es parte en el conflicto" armado.

El plan de Putin insta a los dos bandos a poner fin a cualquier acción ofensiva en el territorio de las regiones de Donetsk y Lugansk y señala que las tropas ucranianas deben retirarse de las inmediaciones de todos las ciudades a una distancia que impida su cañoneo con artillería.

Contempla también el control internacional del alto el fuego, el intercambio de retenidos y prisioneros mediante la fórmula de "todos por todos", la apertura de corredores para los refugiados y la ayuda humanitaria, la prohibición de bombardeos aéreos y el envío de especialistas para la reparación de las infraestructuras.

El presidente ruso anunció su plan, elaborado según él durante su vuelo a la capital de Mongolia, en vísperas de que la Unión Europea apruebe una nueva ronda de sanciones contra Rusia por su creciente intervención en la crisis de Ucrania.

También Ucrania atraviesa momentos delicados en su operación militar contra los separatistas debido a la exitosa contraofensiva de las milicias, que en poco más de una semana han recuperado decenas de localidades controladas por las fuerzas de Kiev y han abierto un tercer frente en el sur de la región de Donetsk.