La Autoridad Portuaria de Sevilla, promotora del proyecto de dragado de profundización del río Guadalquivir y que para ello, tal y como se contemplaba en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), presentó a la Junta una iniciativa para la protección de la margen derecha del cauce en el Parque Nacional de Doñana —contra la cual el Ejecutivo autonómico y el Consejo de Participación de Doñana ya expresaron su disconformidad—, ha confirmado que finalizará "próximamente" el modificado de la misma.

Así lo ha indicado a Europa Press la presidenta del Puerto, Carmen Castreño, que subraya que se está trabajando en ello al objeto de tener listo el nuevo proyecto lo antes posible, dada la importancia que el propio organismo concede al dragado y la necesidad de "no perder el tiempo".

Castreño, al respecto, siempre ha incidido en la línea "absoluta" de colaboración "para ver cómo podemos mejorar el proyecto". A su juicio, lo importante era abrir una línea de diálogo —que se cumplió tras reunirse con la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Serrano— bajo la premisa de "hacer lo mejor para Doñana, lo cual es la pretensión de la Consejería y también de la Autoridad Portuaria". "No es una guerra contra nada, sino un proyecto que puede ser muy importante para Sevilla y la ciudad, pero que lógicamente tiene componentes económicas, sociales y ambientales", ha manifestado.

Cabe recordar al respecto que el proyecto, según la Junta, contiene "importantes deficiencias técnicas" y "no es coherente" con el dictamen de la comisión científica para el estudio de las afecciones del dragado ni con los planteamientos de planificación y actuación integral necesarios antes de acometer cualquier trabajo aislado.

Serrano aclaraba que más allá del dragado en profundidad es necesario llevar a cabo una actuación que proteja los márgenes del río Guadalquivir, pero "siempre y cuando este proyecto cuente con informe favorable por parte de los técnicos y científicos especialistas en la materia".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.