Los padres del niño británico de cinco años Ashya King, enfermo con un tumor cerebral, han llegado sobre las 15.00 horas al Hospital Materno Infantil para ver a su hijo. Fuentes de la Delegación de Salud han informado a Europa Press de que ya han visto al pequeño, ingresado en la planta de Oncología Pediátrica, a pesar de no tener la tutela.

Los progenitores han llegado al centro hospitalario en medio de una gran expectación mediática y han asegurado a los periodistas, con algunas frases en inglés y otras en español, que la intención era ver a su hijo, aunque inicialmente han expresado sus dudas de poder hacerlo, ya que un juzgado de Portsmouth "nos ha quitado la custodia", ha dicho.

No obstante, fuentes de Salud han asegurado que lo primero que han hecho los padres nada más entrar al centro hospitalario ha sido dirigirse a la habitación del niño, que se encuentra estable y su vida no corre peligro; para verlo y estar con él.

La visita al hospital malagueño se produce después de que la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, haya informado este miércoles de que los padres "no tienen la tutela" sobre este menor, la cual está en manos de "un juez de Portsmouth", aunque no ha sabido precisar el motivo por el que se le ha retirado dicha tutela a los progenitores.

En declaraciones a los periodistas, Sánchez Rubio ha explicado que esta misma mañana el servicio de menores de la Delegación Territorial de Málaga "ha recibido una llamada por parte del juez del condado de Portsmouth, que es quien tiene la tutela del niño, porque, según parece, los padres no son tutores del menor".

Por tanto, ha dicho, "tal como establece la normativa cuando tenemos un menor que es extranjero en nuestro territorio, y se nos informa por las autoridades del país de origen de que el niño está bajo la tutela de este juzgado, tenemos que responder a quien tiene la tutela".

Ha incidido en que "según nos informan las autoridades inglesas, los padres no tienen la tutela sobre este menor, pero no sabemos por qué se le había retirado".

Antes de llegar al hospital malagueño, los padres han dado una rueda de prensa en Sevilla, en la que han asegurado que sacaron a su hijo del centro médico de Southampton (Reino Unido) donde se encontraba ingresado, porque la radioterapia que los médicos pretendían aplicarle era demasiado "fuerte" y el menor habría corrido riesgo de quedar en estado "vegetal".

"En Inglaterra, los médicos dijeron que si no seguíamos el tratamiento, sacarían al niño de nuestra custodia y el Gobierno se haría con la responsabilidad" (del menor), ha enfatizado el padre del niño, quien alega haber actuado "por amor".

Brett y Naghemeh King, testigos de Jehová, sacaron a su hijo Ashya, de cinco años de edad, del hospital general de Southampton en el que estaba siendo tratado del tumor cerebral que padece, pese a no contar con consentimiento médico para ello. A cuenta de este extremo, el pasado jueves Reino Unido emitió una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE), pues las autoridades británicas acusaban al matrimonio de ejercer crueldad sobre un menor de 16 años.

En la rueda de prensa en el despacho de su letrado, en Sevilla, el padre del menor se ha limitado a manifestar su agradecimiento "a la prensa, al Gobierno español y a Inglaterra", defendiendo que decidieron sacar a su hijo del mencionado hospital porque la radioterapia que los médicos pretendían aplicarle era demasiado "fuerte para un niño de cinco años".

Consulta aquí más noticias de Málaga.