CSI·F ha denunciado este miércoles que las altas temperaturas en las aulas han marcado el primer día de clase, en el que ha advertido de que más de un centenar de centroa les han comunicado que las primeras sesiones se han impartido con temperaturas de entre 30 y 35 grados. El sindicato ha creado la etiqueta o hastag #alumnosderretidos para que, por medio de redes sociales, los afectados denuncien el calor que sufren.

El sindicato ha advertido de que este hecho "incumple la normativa vigente de seguridad y salud laboral, que establece un máximo de 27 grados". La central sindical explica en un comunicado que las principales reclamaciones por el calor se están registrando en el área metropolitana de Valencia, en las comarcas de la Costera y la Ribera, y en la provincia de Alicante, donde en las aulas de algunos centros se alcanzaban los 35 grados de temperatura.

CSI·F está elaborando un listado de los centros afectados para poder tramitar la correspondiente denuncia. El sindicato ha avisado que el Real Decreto 486/1997 "establece un máximo de 27 grados" y que las temperaturas registradas en esta jornada en las aulas, "perjudican la calidad de la enseñanza y se saltan lo establecido en la normativa de prevención de riesgos laborales".

La central sindical también destaca, entre las incidencias de este comienzo de curso escolar, "la falta de profesorado en numerosos centros debido a que todavía no han sido tramitadas bajas o adjudicadas plazas". El sindicato ha criticado la "improvisación" que ha presidido el adelanto del curso escolar, "una decisión adoptada sin atenerse a criterios pedagógicos ni consensuar con la comunidad educativa", denuncia.

Consulta aquí más noticias de Valencia.